También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ÁFRICA IGUALDAD (Entrevista)

Farmacéutica africana pide a compatriotas no olvidar a las más desfavorecidas

Madrid, 6 mar (EFE).- La farmacéutica nigeriana Ebele Okoye está convencida de que educar a las mujeres para que puedan ganarse la vida y ser independientes es la mejor forma para luchar contra la desigualdad en África y por ello urge a sus compatriotas más preparadas a "que no se olviden de las mujeres más desfavorecidas".,Acaba de recibir el Premio Harambee 2018 a la promoción e igualdad de la mujer africana por su trabajo con el proyecto AMAD de formación de liderazgo con responsabilidad soci

  • Agencia EFE

La farmacéutica nigeriana Ebele Okoye está convencida de que educar a las mujeres para que puedan ganarse la vida y ser independientes es la mejor forma para luchar contra la desigualdad en África y por ello urge a sus compatriotas más preparadas a "que no se olviden de las mujeres más desfavorecidas".

Acaba de recibir el Premio Harambee 2018 a la promoción e igualdad de la mujer africana por su trabajo con el proyecto AMAD de formación de liderazgo con responsabilidad social que busca implicar a las mujeres más formadas de su país para transmitir conocimientos y herramientas de progreso a las mujeres de las zonas rurales.

"Este reconocimiento supone que podemos hacer más y nos anima a seguir trabajando porque podemos llegar a más mujeres", explica en una entrevista con EFE Ebele Okoye, que desarrolla su proyecto en las comunidades de Iloti, Irawo y Odelewu de las regiones de Nsukka, Ibadán y Lagos, en el sudoeste de Nigeria.

La alfabetización de niñas para que puedan incorporarse al sistema escolar, la capacitación profesional de mujeres, facilitar servicios médicos y dentales básicos a los más pobres o la gestión de recursos para aumentar la productividad son algunos de los objetivos por los que lucha cada día esta farmacéutica.

"En Nigeria hay mucha desigualdad, sobre todo en las zonas rurales en las que las mujeres se dedican a cultivar la tierra y no saben qué más pueden hacer para ganarse la vida", relata Okoye.

Por eso, otros de los aspectos en los que se vuelca el proyecto AMAD es en el acceso a microcréditos, su gestión con proveedores y su administración.

"Vamos a los pueblos, a las áreas rurales y enseñamos a las mujeres cómo conseguir microcréditos para que puedan empezar sus propios negocios. Con esos negocios pueden ganar más dinero y así ayudar a sus familias y a ellas mismas", destaca la africana.

A través del proyecto, que desarrollan con la ONG Women's Board, también enseñan habilidades en la industria artesanal, como la fabricación de textiles, jabón líquido, tintado de tejidos, panadería y pastelería, además de adquirir e instalar herramientas y máquinas simples para el procesamiento de la yuca.

"Son muy receptivas porque les cambia mucho su forma de ver la vida y son conscientes de lo que pueden hacer por las mujeres que están en su entorno", relata.

Para esta farmacéutica, que se licenció en 2002 y hace dos años terminó el máster en Farmacia Clínica, es muy importante la parte que desarrollan con las nigerianas más preparadas y formadas porque "despiertan en ellas una responsabilidad social por las que no tienen las mismas oportunidades y la misma suerte que ellas".

Hija de un profesor de universidad y de una enfermera en un centro de salud rural, Okoye recuerda que para ella y sus hermanos, que crecieron en el campus universitario, "no era difícil estudiar porque no hacia falta concienciar a nadie" de lo imprescindible que resultaba su formación para labrarse un futuro.

"Pero hay zonas en Nigeria en las que esto no ocurre y la tradición se impone: la niña tiene que crecer, tiene que casarse y no tiene mucha educación", lamenta la africana.

Destaca no obstante que el principal "reparo" no está en que se estudie, sino en que "no todo el mundo tiene esa oportunidad porque no hay dinero para ello".

Totalmente convencida de que "siempre se puede hacer mucho más", Ebele Okoye viajará durante las próximas dos semanas por distintas ciudades españolas con el propósito de visibilizar su trabajo en Nigeria, donde regresó después de unos años dedicada a su profesión al constatar las necesidades de sus jóvenes compatriotas.

"Ver lo que evolucionan las mujeres, de dónde vienen y dónde están ahora, me motiva mucho a seguir trabajando y despertando esa responsabilidad", concluye.

Harambee -que en swahili significa todos juntos- es un proyecto internacional de solidaridad con África subsahariana que colabora con proyectos educativos, sanitarios o asistenciales, impulsados y realizados por los mismos africanos en sus países.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado