También en directo
Ahora en vídeo

Sin micrófonos

  • cmp-last-audios-header:lista con un numero insuficiente de elementos
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Sin Micrófonos | Las razones que da el PSOE del goteo de bajas

El PSOE está tratando de adaptarse a nuevos tiempos y el actual proyecto puede haber dejado de ser atractivo para algunos. La desbandada esconde claves, a ojos de Ferraz

Sin Micrófonos | Las razones que da el PSOE del...
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez

Nunca previó que su regreso por la puerta grande al liderazgo resultase un paseo triunfal, pero seguramente Pedro Sánchez tampoco imaginó un camino tan zigzagueante, salpicado de tropiezos. Entre otros, la imagen ofrecida de descapitalización de las siglas. Un problema que ha ido proyectando un goteo de bajas del “nuevo” PSOE.

Las últimas deserciones han sido las del histórico del socialismo balear, Joan Mesquida, y el diputado madrileño, Juan Segovia. La espantada de Mesquida, cercano a Alfredo Pérez Rubalcaba, ha ido acompañada de la entrega del carné de militante. El otrora director general de la Guardia Civil ha colmado el vaso de su aguante por la deriva nacionalista que Francina Armengol ha dado al partido en las Islas Baleares, aunque en la calle Ferraz prefieren  advertir esa supuesta oferta sobre la mesa de Albert Rivera para convertirlo en el candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Palma de Mallorca.

Su marcha su conoció apenas horas antes de la del joven Segovia, que dejaba la Asamblea de Madrid y la política para recalar en la empresa privada. Quien pasó por ser uno de los apoyos consistentes de Susana Díaz en la comunidad, llegó a optar a la Secretaría General del PSM, aunque fue derrotado por Sara Hernández. Es probable que a una persona con la vocación pública de Juan Segovia le hubiera bastado ver un futuro medianamente atractivo para rechazar cualquier oferta del sector privado. Ese no era su caso. No obstante, compatibilizará su nueva actividad con el liderazgo de la agrupación socialista del distrito de Fuencarral-El Pardo.

Con más ruido anunció su baja del PSC el ex titular de Trabajo y ex alcalde de Hospitalet, Celestino Corbacho. Según aseveró él mismo, indignado por los vaivenes de Miquel Iceta al frente del socialismo catalán. En la actual dirección del PSOE se tomó sobre todo nota de sus coqueteos con la formación naranja. Haberlos, los ha habido. Su mujer, incluso, ha asistido a actos de Ciudadanos. Por su parte, Corbacho ha proclamado: “Llevo la política en mi ADN”. Sus posibilidades para engrosar con alguna responsabilidad las filas de Albert Rivera están en el aire. Al fin y al cabo, lleva una pesada mochila política a sus espaldas como ministro del paro.

Suspicacias levantó en la cúpula federal un histórico PSOERamón Jáuregui, que eligió la celebración del 25 aniversario de la convergencia entre PSE y Euskadiko Ezkerra celebrada en el teatro Arriaga de Bilbao, para anunciar su retirada de la política activa. “Os quiero decir que cuando termina ya mi actividad política no he encontrado mejor momento para despedirme que éste”, subrayó al final del acto. El hecho de hacer coincidir su anuncio con el desarrollo de la Escuela de Buen Gobierno que buscaba visualizar la unidad entre generaciones creó malestar en Ferraz que vio una clara intencionalidad. Más aún cuando Jáuregui acabará su mandato como eurodiputado el próximo año.

Meses atrás hizo lo propio otro de los referentes del PSEEduardo Madina, que abandonó el Congreso de los Diputados para incorporarse a la actividad privada. Ahora forma parte de la plantilla de la consultora internacional Kreab. En este caso, a ojos de actuales dirigentes, combina la razón económica con una enemistad a muerte con Pedro Sánchez. Las navajas entre ambos volaron con inusitado furor y su distancia comenzó a hacerse eterna tras disputar la secretaría general en 2014. Durante el mandato de la Gestora que sucedió a la caída de Sánchez Madina apoyó la opción de Susana Díaz, pero su inesperado fracaso en las primarias resultó una cuesta arriba difícil de sobrellevar. “En cuanto tuvo amarrada una oferta laboral, aducen, se marchó”.

Aunque ciertamente las fugas han escondido distintas claves, el liderazgo de Pedro Sánchez aún tiene pendiente suscitar entusiasmo en muchos de sus compañeros.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado