También en directo
Ahora en vídeo

Sin micrófonos

  • cmp-last-audios-header:lista con un numero insuficiente de elementos
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Sin micrófonos: Gürtel, palabra de acusados

Sin micrófonos: Gürtel, palabra de acusados
El exsecretario general del PP valenciano Ricardo Costa (c) acompañado por su pareja ,a su llegada a la Audiencia Nacional

Tags

Palabra de acusado, ajustes de cuentas... por qué no han “cantado” antes, se preguntan muchos valencianos y muchos españoles. Han tenido mucho poder y dinero en su mano pero ahora se enfrentan a penas de cárcel y quieren redimirse. La imagen de Ricardo Costa era la de una persona derrotada. Quería contar todo lo que sabía desde el minuto uno, quería hacer una declaración antes de empezar el interrogatorio, pero el juez Vázquez Honrubia no se lo permitió y tuvo que esperar a que el fiscal le preguntase. Aunque en la primera pregunta soltó todo lo que tenía dentro, todo lo que tenía preparado. Asume su responsabilidad por lo que hizo y por lo que no hizo, callar y no denunciar, aunque dice que no se llevó nada, se arrepiente y pide perdón a todos, a los valencianos, a los españoles, y en especial a su familia. Lo hizo en varias ocasiones.

En algunos momentos, Ricardo Costa no podía hablar, con un tono bajo de voz que el juez tuvo que pedirle que hablase más fuerte porque no le entendía. Costa le dijo que tenía razón, que terminaba las palabras en un tono muy bajo y que intentaría no hacerlo. Y fue directo, nada más empezar aseguró que el PP de Valencia se financió con dinero negro en la campaña de 2007. Y acusó, sin rodeos, directamente a Francisco Camps, que era quien tomaba las decisiones en el asunto de la financiación irregular, era el presidente del partido regional y el candidato. Implicó además a los ex vicepresidentes autonómicos Vicente Rambla, también acusado, y Víctor Campos, y al ex consejero Juan Cotino. Y dio muchos detalles de cantidades y empresas.

Quedó muy claro que Ricardo Costa y Vicente Rambla no se pueden ni ver. Rambla se mostró más seguro, pero dejando solo a Costa en las acusaciones. Él ya no está en la Política y no quiere saber nada. Francisco Camps y Ricardo Costa eran los más influyentes en el partido en ese momento y la relación con ellos ahora es “justita”. Costa era el “embudo” por el que pasaba toda la información de la campaña. Ayer, cabizbajo, llegó y se fue con su mujer. Cogidos de la mano.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado