También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Ongi Etorri, bienvenidos al País Vasco

Ongi Etorri, bienvenidos al País Vasco
 
  • ELOÍSA SANTIAGO

Venir al País Vasco en verano es empaparse de cultura, historia, arte, tradición, vanguardia, cine, fiestas, gastronomía, música, verde, playas, acantilados, bodegas y sobre todo, de muy buena temperatura. Sabemos que nadie se marchará de Euskadi sin posar junto a tres emblemas: Puppy en Bilbao, la barandilla de la Concha en San Sebastián y la Catedral Santa María en Vitoria pero hay más, muchísimo más que queremos mostrar de esta tierra, bañada por el Cantábrico, montañosa y verde hasta la llanada alavesa que merece la pena descubrir.

Puppy, es el cachorro gigante - 12 metros de altura y 15 toneladas de peso- que nos da la bienvenida al llegar al Museo Guggenheim. Los bilbaínos dicen que “ el Guggenheim es la caseta de Puppy. Bromas aparte, es digna de admirar esta escultura que se sostiene sobre un armazón metálico cubierto por los 40.000 agujeros que dan refugio a las flores naturales que lo adornan. S se creó para los actos de inauguración en 1992 del Museo Guggenheim de Frank Ghery) pero allí ha quedado, preside la puerta principal de acceso a la pinacoteca y nos da bienvenida al llegar al Museo Guggenheim.

La barandilla de la Concha es única, representa la Belle Epoque de la ciudad. En 1910, el ayuntamiento de Donostia, aprovechando el apogeo que supuso la llegada de la reina Isabel II a la ciudad, decide realizar una reforma integral del paseo de La Concha: ampliaron la antigua carretera del paseo del litoral, la construcción del actual voladizo sobre 96 pilares, la creación del balneario de La Perla y la colocación de dicha barandilla. El encargado de la obra y del diseño de la famosa barandilla fue Juan Rafael Alday (1879-1950) , arquitecto municipal, pero no fue hasta 1916 cuando el rey Alfonso XIII lo inauguró oficialmente. La anterior barandilla fue trasladada al Paseo de Francia.

La tercera fotografía la tomaremos bajo la impresionante Catedral de Santa María de Vitoria cuya relevancia deriva de su compleja construcción y su historia llena de diversos avatares ligados con la historia de la ciudad. Desde finales del siglo XX (en el año 1994 fue cerrada al público) es objeto de un complejo e integral plan de restauración que ha obtenido diversos reconocimientos internacionales y ha dado relevancia al monumento. .

Con ese objetivo, el de entrar en las tres capitales y hacernos con esas imágenes imprescindibles, comenzamos este viaje por Euskadi que nos permitirá además adentrar y disfrutar de otros muchos y menos conocidos enclaves que merecen mucho la pena y llamarán nuestra atención

VIZCAYA/ BIZKAIA

Si empezamos en Bilbao no dejen, por favor de apreciar el impresionante cambio urbanístico de esta ciudad que hubo de reinventarse tras una durísima reconversión industrial y lo hizo en torno a un centro cultural: El Museo Guggenheim de Frank Gehry , construido en 1992 no sólo cambió la forma en la que arquitectos y público piensan de los museos, sino que revitalizó la tan dañada economía de Vizcaya. . Bilbao ha mostrado al mundo cómo se puede trasformar una ciudad a raíz de la construcción de una importante pieza arquitectónica. Ese fenómeno, de hecho se conoce hoy como el "Efecto Bilbao".

El paseo de Abandoibarra, junto a la Ría. sobre el que reposa la araña Mamma de Louise Bougeois, de casi 9 metros de altura, es el muelle donde antaño se depositaba la chatarra. Y el Palacio Euskalduna de Congresos y de la Música, inaugurado en 1999, si se fijan, recuerda en su arquitectura que sobre los mismos terrenos que ahora ocupa, se asentó el astillero del mismo nombre. Testigo de un pasado industrial del que los bilbaínos se sienten tan orgullosos, la grúa Carola, pintada de rojo, una grúa cigüeña de 30 toneladas y 60 metros de altura que preside la entrada al Museo Maritimo de Bilbao

Después de este paseo por la historia y la tradición industrial de Bilbao , entrar en el Museo de Bellas Artes, hacer compras por la Gran Vía , al cruzar el Puente del Arenal , a la derecha, está el Teatro Arriaga, un edificio neobarroco de finales del siglo XIX dedicado al compositor bilbaína. La plaza de “El Arenal” es la entrada al barrio más antiguo y núcleo originario de la Villa de Bilbao, el popular Casco Viejo y sus famosas “Siete calles”. En el Casco Viejo están, la Catedral de Santiago y las Iglesias de San Antón, San Nicolás y los Santos Juanes. Pero si llegamos a la hora de comer, no dejen de iniciar, desde cualquier punto, una ruta de pintxos por el Casco Viejo de Bilbao

A media tarde, vamos a hacer un recorrido en barco por la ría del Nervión. De nuevo, ante nosotros lo que fue el pasado industrial de una tierra que hizo del hierro, las minas, y los altos hornos una manera de vivir. Llegando a la desembocadura del Nervión aparece, magistral Puente Colgante o Puente Bizkaia, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2.006 y en pleno cumpleaños. 125 años cumple este transbordador de peaje que enlaza la villa de Portugalete, con el municipio de Getxo y que fue concebido, diseñado y construido por la iniciativa privada a finales del siglo XIX para comunicar ambas márgenes de la ría sin impedir el paso de los grandes barcos hacia sus destinos de carga y descarga en los muelles que a ambas márgenes de la Ría acogían las grandes empresas de la época. El trabajo se le encargó al ingeniero francés Ferdinand Arnodin, un discípulo de Eiffel que creó esta maravilla, el primero de su tipología en el mundo y uno de 8 que aún se conservan. El barco nos llevará hasta la Bahía del Abra y los acantilados de Punta Galea en Getxo.

El recorrido por la costa vizcaína nos llevará a la ermita San JUAN DE GAZTELUGATXE, en Bermeo, muy popular desde que en ella se rodaron varias de las escenas de la séptima temporada de Juego de Tronos. Es una ermita que está sobre un islote al que se accede tras subir 241 peldaños, un pequeño esfuerzo que recompensa por las impresionantes vistas de Bermeo o Bakio, considerada como el “alma del txakoli”. La reserva de Urdaibai, las playas de Laga y Laida y localidades como Lekeitio, uno de los puertos pesqueros más pintorescos y con mayor tradición pesquera del litoral vasco, son también lugares imprescindibles del paisaje de la costa de Vizcaya.

GIPUZKOA/ GUIPUZCOA

San Sebastián, con sus tres playas de fina arena, fue el lugar elegido por la reina María Cristina en 1893 para veranear. La reina se trasladaba en la época estival junto a toda su corte a esta ciudad que poco a poco comenzó a construir toda una serie de edificios majestuosos con un marcado estilo francés. Gracias a ello, Donostia / San Sebastián puede presumir de poseer además de una belleza natural indiscutible, un área romántica con memorables edificios de la Belle Epoque.

De las tres playas de San Sebastián, La Concha es la más hermosa. Famosa mundialmente por su bahía de forma casi perfecta, la playa Ondarreta, al pie del Monte Igueldo es la playa más pequeña de San Sebastián, y la playa Zurriola, también conocida como "playa de Gros”, nombre del barrio en el que se encuentra, es popular entre los surfistas.

El Ayuntamiento es uno de los edificios más majestuosos de San Sebastián, disfruta de una magnífica ubicación, junto al agua y los cuidados Jardines de Alderdi Eder. Construido originalmente en 1882 como casino, acogió en su día las fiestas de la Belle Époque, cuando la burguesía y aristocracia europeas veraneaban en San Sebastián.

El Casco Viejo de San Sebastián está formado por las estrechas calles situadas al pie del monte Urgull .Cuando estés de paseo por el Casco Viejo parate en la Iglesia de Santa María del Coro , en la Plaza de la Constitución, una plaza de estilo neoclásico construida alrededor del antiguo ayuntamiento y en el Museo San Telmo principalmente dedicado a la cultura e historia vascas, La colección contiene más de 26.000 elementos etnográficos, arqueológicos, históricos, fotográficos y artísticos.

Y paseando por el centro, dejando el Boulevard cercarte a ver la Plaza Gipuzkoa, presidida por el edificio de la Diputación, en estilo neoclásico y la Catedral del Buen Pastor , ejemplo perfecto de las influencias europeas que ayudaron a moldear la ciudad de San Sebastián durante la segunda mitad del siglo XIX.

No podemos abandonar Gipuzkoa sin pasar por Fuenterrabía, Hondarribia, en euskera. Esta localidad de pescadores está solo a 20 km al este de San Sebastián, sentido Francia, en la desembocadura del río Bidasoa que hace de frontera natural con Hendaya. El casco histórico de Fuenterrabía está declarado como Conjunto Monumental. Se corresponde con el antiguo recinto amurallado de la villa. Todavía se conservan una parte importante de las murallas y baluartes que rodeaban el casco histórico de Fuenterrabía, así como las dos puertas de acceso a la plaza fuerte. En el interior del casco histórico, las calles forman un plano rectangular de calles empedradas y bellos edificios con balcones de hierro forjado. En lo alto del promontorio donde se ubica el casco histórico se halla el denominado Castillo de Carlos V, junto a la Plaza de Armas y la Iglesia parroquial.

En sentido oeste, hacia Vizcaya, antes de coger la autopista, recomendamos, la ruta por carretera de la costa para disfrutar de Zarauz, un antiguo pueblo de pescadores de ballenas y hoy uno de los principales centros de veraneo del País Vasco, gracias a su playa, una de las mejores de la cornisa cantábrica. Guetaria un típico pueblo pesquero donde poder degustar buen pescado fresco acompañado de txakoli. Sabremos que llegamos a Guetaria porque a lo lejos veremos junto al puerto, el Monte San Antón, conocido popularmente como el Ratón de Guetaria por su forma, que constituye un Parque Natural en un entorno privilegiado.

Y por la misma carretera, la excursión por la Ruta del Flysch, un interesante tesoro de la Costa Vasca: Los espectaculares acantilados de la costa occidental de Gipuzkoa. El Geo parque de la Costa Vasca se prolonga desde Zumaya hasta Mutriku, pasando por Deba y es uno de los grandes santuarios geológicos del planeta. En los imponentes acantilados, testigos de 60 millones de años de historia en la tierra descubriremos y reconoceremos en las rocas eventos como la gran extinción de los dinosaurios.

En Gipuzkoa, muy cerca de San Sebastián hay que vivir la experiencia de comer el auténtico menú de sidrería en el pueblo de Astigarraga: bacalao, tortilla de bacalao, chuletón, queso de Idiazabal y nueces y, sobre todo, mucha sidra. El Museo Sagardoetxea, la casa de la Sidra, es el lugar idóneo para conocer la cultura de la sidra en el País Vasco

Ya en el interior, desviándonos de la ruta hacia Bilbao, hay que parar en Azpeitia donde en plena naturaleza se levanta el Santuario de Aránzazu, magnífico exponente del vanguardismo vasco en el que se mezclan obras de Jorge Oteiza y Eduardo Chillida entre otros y el Santuario y Basílica de Loyola, en euskera Loiola, un complejo monumental y religioso construido alrededor de la casa natal de Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús e inicio del Camino Ignaciano uno de los hitos del camino que inicio en 1522 San Ignacio desde Loyola hasta Manresa.

ARABA/ ALAVA

Euskadi cambia de paisaje en cuanto subimos la meseta que llevará a Vitoria. Allí se levanta la Catedral de Santa María, "Abierto por obras”, andamios y pasadizos que guardan historias y secretos, la torre y las excelentes vistas de la almendra medieval.

Dejando Vitoria, en territorio alavés, y entre los viñedos se van a sorprender cuando antes de llegar a Elciego , pueblo típico de la zona de la Rioja divisen a lo lejos la bodega- hotel del Marqués de Riscal del canadiense Frank Gehry que igual que para el museo Guggenheim cubrió con titanio el edificio pero, en este entorno se decantó por los tonos rosáceos y dorados inspirado en el color del vino y el dorado de la red que cubre las botellas y plateado por el papel metálico alrededor del corcho.

Muy cerca, en Labastida se puede visitar una bodega tradicional y disfrutar de sus vinos acompañados de un delicioso aperitivo y no deje Euskadi sin pasar por el pueblo amurallado de Laguardia (gran riqueza arquitectónica) las Cuevas-Bodegas o la bodega de El Fabulista, soterrada bajo la casa natal del fabulista Félix Mª Samaniego en la que cada botella de vino contiene una fábula diferente ilustrada en su etiqueta, aportándole así personalidad y originalidad.

Ongi Etorri, bienvenidos al País Vasco

Pintxos, bares, tabernas y estrellas Michelin

Hay tanto, tan rico y con tan buena pinta que no podemos tampoco dejar Euskadi sin entender que aquí hay también una cultura gastronómica que tiene su raíz en el conjunto de tradiciones gastronómicas y recetas culinarias propias de esta región.

Euskadi tiene en su haber el mayor número de estrellas Michelin por metro cuadrado del mundo, pero claro, no es estrella todo lo que reluce y tampoco es necesario pagar tanto por. La oferta es amplia, variada y elaborada, en general, con ingredientes diversos y de muy buena calidad.

Es recomendable un recorrido por algunos de los más conocidos bares que exponen en sus barras los tradicionales “pintxos” con sus características y arte especial. Hay mucho plagio, la verdad, y mucho de abuso en los precios, así que elijan bien. Cojan uno de los platos que encontraran al final de la barra y sírvanse lo que más les apetezca. Al final, se le informa al camarero de la cantidad de pinchos degustados y se paga en base a ello.

Normalmente los vascos vamos saboreando uno o dos pintxos acompañados de txakoli, Rioja o zurito (cerveza pequeña) . Es lo que siempre se ha llamado "txikiteo" , ahora se ha puesto de moda, los jueves por la tarde, el "pintxo-pote". Proponemos, además, algunos de los platos más tradicionales de la cocina vasca, elaborados con productos procedentes del mar Cantábrico y del caserío tradicional.

El “Txangurro a la donostiarra” “ Besugo y/o Txitxarro al horno”, “ Marmitako de bonito”, “Bacalao al Pil Pil ”, “ Merluza en salsa verde”, “ Kokotxas en salsa verde” “Txipirones”. De la variedad de productos del caserío destacan las alubias negras de Tolosa y Guernica, los pimientos de Guernica, las guindillas de Ibarra, el queso Idiazábal, con denominación de origen. Los vinos más destacados, además de los de Rioja Alavesa (DO Rioja alavesa), el Txakoli, el vino de Irulegi, y nuestros dulces, apunten estos que son nuestros postres más tradicionales la itxaursaltsa, el Goxua, el Pastel Vasco y la Pantxineta

Buen provecho! On egin!

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado