También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

¿Qué puedo hacer para evitar que mi hijo se pierda en la playa?

Matías Francica, responsable del Servicio de Salvamento y Socorrismo de las playas de Marbella, nos da las claves en 'La Noche' de COPE 

 
  • COPE.ES

¿Quién no se ha despistado y ha perdido de vista a su hijo, a su nieto o a su sobrino? Los segundos se convierten en horas cuando nos damos cuenta de que hemos perdido a un menor de edad, algo que puede pasar especialmente en estas fechas en las que hay tanta gente en el supermercado, en la piscina o en la playa. Malos ratos que, afortunadamente, en la mayoría de los casos quedan en nada. Aun así, hay que estar muy atentos en cuanto al niño se le despierta el sentido de la curiosidad. 

Dicen los expertos que esta inquietud por conocer cosas nuevas surge a los dos años y que se mantiene hasta, aproximadamente, los cinco. ¿Por qué hasta esa edad? Porque es el momento en el que el menor ya entiende nuestras indicaciones, ha desarrollado cierto sentido de la orientación y, además, sabe cómo pedir ayuda. "Lo primero es localizar un punto de referencia como la torre del socorrista para que el niño sepa que ahí pueden ayudarle. También es importante enseñarles algún punto de referencia para que cuando haya mucha gente él pueda localizar a sus padres rápidamente", asegura Matías Francica, responsable del Servicio de Salvamento y Socorrismo de las playas de Marbella

Además, hay trucos para que el niño entienda qué debe hacer si se pierde. Por ejemplo, explicarle, a través de juegos, cómo identificar y localizar a un policía o un socorrista. Otra opción es enseñarles que deben permanecer parados en el lugar donde se dieron cuenta de que se habían perdido y explicarlo a quien pase cerca. A lo mejor eres de la generación en la que te ponían una pulsera con todos tus datos personales Esta no parece la mejor elección. Matías Francica desaconseja en 'La Noche' de COPE elegir este método para no revelar información del menor: "Sería aconsejable que el niño memorice el número de teléfono de los padres para poder contactar fácilmente con ellos. Pero nunca ponerle una pulsera con los datos personales". 

Para evitar esto existen otras fórmulas como las pulseras que se reparten en muchas playas españolas, que cuentan con un código identificativo, y cuando el niño es encontrado por socorristas o policías sólo tienen que acceder a una base de datos común para poder contactar con las familias. Parece que los padres lo tienen ahora mucho más fácil que hace unos años para evitar que sus niños se pierdan. En todo caso, la reacción siempre es la misma: agradecimiento a los socorristas cuando localizan al pequeño perdido. "Todo lo que tenga que ver con prevención a la gente le interesa mucho. Y eso nos ayuda a los socorristas", asegura Matías. 

Métodos hay para controlar que no se pierdan los niños, pero lo que no suele fallar es no perderles la pista en situaciones de grandes aglomeraciones. Eso evitará disgustos y malos ratos este verano.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado