También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'La Noche'

“Para mí, llevar velo es un paso más en mi creencia como musulmana”

Amanda Figueras, española nacida en 1978 en la provincia de Barcelona, cuenta en 'La Noche de COPE' cómo y por qué decidió profesar el Islam.

  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Amanda Figueras es catalana, nació en 1978 en Vilafranca del Penedés, en Barcelona, y con solo unos meses se trasladó con su familia a Madrid. Años después, tuvo que aprender a vivir como hija de padres separados. Cuando tuvo que decidir sobre su futuro, decidió estudiar Periodismo en Madrid y en Lisboa. Y tuvo la suerte de poder ejercer su profesión: trabajó durante más de una década en el diario El Mundo; en elmundo.es fundó una sección sobre la Unión Europea y en su etapa en Internacional fue enviada especial en países como Japón, Qatar o Kazajistán.

Tras el 11-M, dentro del equipo de investigación que se organizó en el periódico a raíz del atentado, a Amanda le encargaron, entre otras cosas, seguir todo lo relacionado con la comunidad musulmana. Hasta ahí, la suya podía ser la historia de cualquier periodista, de no ser porque ella un día decidió llevar velo. Que no es más que un detalle de todo lo que significa la religión que ha elegido profesar ya de adulta: Amanda Figueras es mujer, europea y musulmana.

“Pasamos el tiempo enfocados en detalles, en cosas superficiales, de la estética... pero hablamos muy poco de los valores del Islam, de lo que nos hace sentir a los musulmanes, y eso es lo importante, lo que a mí me enamoró”, cuenta Amanda Figueras en una entrevista con Adolfo Arjona en 'La Noche de COPE'.

Como cuenta Amanda, ella es “la única musulmana” de mi familia; ellos eran católicos, pero no practicantes, en mi casa nunca ha habido una educación religiosa católica”. “Hay gente que confunde la religión con la nacionalidad, como si ser musulmana fuera ser extranjera, pero no... es una opción religiosa”, aclara la periodista.

“Yo redescrubrí que tenía fe en Dios y en paralelo fui conociendo lo que era el Islam y me gustó; fue un proceso largo y difícil porque primero tuve que enfrentarme a mis propios prejuicios”, asegura Amanda Figueras, que admite que en su entorno hubo “algunas complicaciones, sobre todo miedo”.

Según esta joven musulmana, “la mayoría de las escuelas del Islam coinciden que es una obligación llevar el velo”, aunque ella decidió llevarlo unos años después de haberse reconocido como musulmana: “Para mí es un paso más en mi creencia”. “Siempre se juzga el velo de la mujer musulmana, pero no por qué las monjas se cubren; es una forma de expresar nuestra identidad y, como tal, no debería ser juzgada”, añade.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado