También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
PP CONGRESO (Previsión)

Los barones del PP empiezan a posicionarse a tres días de la primera vuelta

A tres días de que el PP celebre la primera vuelta para elegir a su nuevo líder nacional, algunos barones del partido han empezado a posicionarse y se han sumado a otros dirigentes territoriales que han optado por dejar atrás la neutralidad y apoyar a un candidato.

  • Agencia EFE

A tres días de que el PP celebre la primera vuelta para elegir a su nuevo líder nacional, algunos barones del partido han empezado a posicionarse y se han sumado a otros dirigentes territoriales que han optado por dejar atrás la neutralidad y apoyar a un candidato.

Y cuando queda ya tan poco para saber quiénes serán los dos aspirantes a la sucesión de Mariano Rajoy que pasen la primera ronda, vuelven las voces que piden buscar consensos tras el jueves -sobre todo en torno al que quede primero si lo hace con una razonable ventaja- para evitar así fracturas.

El andaluz Juanma Moreno, que dirige la organización con mayor número de militantes y también con más inscritos para votar el jueves -11.658 de los 66.706 apuntados en toda España- ha confirmado hoy su apoyo a Soraya Sáenz de Santamaría.

Y el presidente del PP extremeño, José Antonio Monago, ha dado su apoyo a María Dolores de Cospedal, para quien tratará de convencer a los militantes inscritos de su región -1.696 apuntados-.

Son muy pocos los barones que se han posicionado hasta ahora. Sólo lo había hecho el vasco Alfonso Alonso, que está en el equipo de Sáenz de Santamaría, y en Madrid también había anunciado su apoyo, en este caso a Cospedal, el presidente autonómico, Ángel Garrido, y el responsable actual del partido en la región, Pío García Escudero.

Pero fuentes populares consultadas por Efe creen que no van a ser los únicos y que va a haber en los próximos días más barones que no esperen a la segunda ronda para decir con quién están.

Por su "experiencia de gestión de Gobierno" en los últimos siete años, por su "enorme sintonía" con la sociedad española y "porque es el momento de que una mujer sea la presidenta" ha dicho Juanma Moreno que apoya a Sáenz de Santamaría.

Además, en línea con el discurso que la propia vicepresidenta está haciendo en su campaña, Moreno ha advertido de que no sólo se elige a quien va a presidir el PP, también al candidato a la Moncloa, y hay que "pensar muy bien" en quién tiene "más posibilidades" de ganar las elecciones.

Y porque tiene "experiencia, ambición y proyecto para España" ha dicho apoyar a María Dolores de Cospedal José Antonio Monago.

Ambas candidatas son las que acuden aparentemente más fuertes a la primera ronda del jueves, aunque muchos en el partido insisten en lo imprevisible del voto a Casado.

También consideran que el vicesecretario de Comunicación está haciendo un discurso más conservador y menos conciliador con sus rivales porque quiere acaparar, por un lado, al ala más a la derecha de la militancia, y por otro, al afiliado más enfadado y descontento con el aparato.

Y atribuyen a eso los continuos halagos que Casado hace a José María Aznar.

Esta mañana, María Dolores de Cospedal sugería que de haber una candidatura próxima a Aznar es la de Casado, por que así de deduce de sus discursos y sus acciones, y el joven candidato ha respondido con una crítica a quienes "reniegan" del expresidente.

Ha recordado de forma implícita el pasado de Cospedal y de Sáenz de Santamaría, que fueron subsecretaria y asesora, respectivamente, en ministerios del Gobierno de Aznar, ha insistido en que para que el partido recupere el espacio perdido hay que demostrar "orgullo" por la organización y por todos sus líderes sin exclusiones.

Pero ni la exvicepresidenta del Gobierno ni la secretaria general han respondido a estas palabras, y ambas han vuelto a apelar a la necesaria cohesión interna tras el congreso.

Si el PP sale unido del proceso "nos comemos el mundo", ha dicho Cospedal, mientras que Sáenz de Santamaría ha defendido su campaña de hacer "poco destrozo" en la campaña de primarias porque el partido que quiere coger después de este proceso interno tiene que ser "fuerte, unido" y "que salga a ganar".

En lo que insisten fuentes populares es que tras la primera fase va a aumentar la presión, sobre todo por parte de los barones, para que los dos finalistas busquen el consenso.

Y sobre todo para que quien quede segundo ceda ante el primero, si éste o ésta ha ganado con ventaja, para evitar que la contienda continúe en la votación con los compromisarios.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado