También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

López Obrador: ¿Un Hugo Chávez para México?

El candidato de la izquierda populista es el gran favorito en las elecciones de este domingo en el país azteca

Andrés Manuel López Obrador
  | EFE

Todas las encuestas coinciden en que Andrés Manuel López Obrador, AMLO, como se lo conoce en México, será el nuevo presidente de más de 123 millones de mexicanos. El candidato de izquierdas lidera las encuestas con más de veinte puntos de ventaja sobre sus principales rivales, Ricardo Anaya y José Antonio Meade, y muchos lo comparan ya con históricos líderes de la izquierda populista latinoamericana, como Hugo Chávez o Lula da Silva. Pero, más allá de las encuestas, ¿quién es el hombre que parece que va a liderar el segundo país más poblado de Norteamérica?

Andrés Manuel López Obrador comenzó su carrera política en el PRI, el Partido Revolucionario Institucional, que controló de facto toda la política mexicana entre 1929 y 2000. Llegó a liderar el Partido en Tabasco, antes de marcharse a su escisión, el Partido de la Revolución Democrática en 1989. Con ellos, se convirtió en Gobernador de la Ciudad de México, entre 2000 y 2005, antes de presentarse por primera vez a unas elecciones presidenciales en el año 2006

Con un programa que muchos calificaron como radical y de extrema izquierda, López Obrador estuvo a punto de alcanzar la presidencia, perdiendo por menos de 250.000 votos y por apenas 6 décimas ante el candidato del partido de centro-derecha, el PAN, Felipe Calderón. AMLO no reconoció su derrota y aseguró que se había producido un fraude electoral

En aquel momento, López Obrador declaró: "Sabía de antemano que me iban a dar por perdedor. Todo fue una manipulación (...) Vivimos en una democracia ficticia y juega un papel fundamental el poder económico, que tiene mucha influencia".

En noviembre de 2006, llegó a celebrar un acto en el Zócalo de Ciudad de México, en el que se proclamó a sí mismo "Presidente legítimo" delante de miles de sus seguidores.

López Obrador proclamándose a sí mismo Presidente legítimo

Seis años después, volvió a presentarse a las elecciones, quedando en segunda posición, a gran distancia del candidato del PRI, el aún Presidente, Enrique Peña Nieto. Tras su derrota, anunció que abandonaba el PRD para fundar su propio partido, el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA).

López Obrador concurre a las elecciones con un programa populista, centrando su mensaje en la lucha contra la pobreza y la corrupción institucional que asola al país desde su fundación. Muchos han comparado sus promesas con las del Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que también prometió acabar con "la ciénaga de Washington" durante su campaña electoral.

Además, como Trump, López Obrador ha prometido bajarse el salario si llega a la presidencia, y disminuir también los sueldos de los altos funcionarios públicos. También promete llevar a cabo una política proteccionista en lo económico, imponiendo aranceles para reducir las importaciones del exterior.

Muchos consideran que la crecida de López Obrador supone una respuesta de México a la elección de Trump, y el que podría ser nuevo presidente del país azteca ya ha asegurado que no pagará el famoso muro que propone el presidente de EEUU:

Entre las medidas para luchar contra la pobreza, AMLO se ha comprometido a subir las pensiones para los mayores y en ampliar las becas para los estudiantes. Unas medidas que pagará, ha asegurado, con lo que se recaudará gracias a la lucha contra la corrupción. Su discurso en ese sentido recuerda al de partidos como Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, ha apoyado públicamente al candidato populista.

También lo ha hecho la expresidenta de Brasil, Dilma Roussef, que ha asegurado que la victoria de López Obrador sería "una victoria de toda América Latina".

López Obrador se ha beneficiado de los errores del actual Presidente, Peña Nieto, que ha visto como durante su mandato se han disparado los casos de corrupción, como la desaparición de 43 estudiantes en Ayotzinapa en 2014, que según la ONU, fueron "detenidos arbitrariamente por la policía y torturados para extraerles información y confesiones". Además, desde 2012, 44 periodistas han sido asesinados en México.

El tráfico de drogas se ha convertido en el principal problema del país y la Guerra contra el Narco abanderada por el PAN y continuada por el PRI no parece dar sus frutos, cobrándose la vida de más de 100.000 personas en la última década.

En medio de este clima, López Obrador se vende como un salvador nacional, recuperando un lenguaje populista que ya abanderaron en Latinoamérica Lula da Silva, Evo Morales o Hugo Chávez, y que también mantiene en la actualidad Nicolás Maduro. El tiempo dirá si logra afrontar los graves problemas que sufre México.

Lo más visto