También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
'Fin de Semana'

C.L. Schlichting: “A Colau le importa su incierto futuro en una ciudad defraudada”

 
  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Te saluda Cristina López Schlichting en esta mañana en la que Felipe VI inaugura en la ciudad de Barcelona el Mobile World Congress, del que se esperan las principales novedades del sector mundial de Telefonía Móvil y muchos de los cambios que van a modificar tu vida y la mía durante este año.

Es un escaparate excepcional del Siglo XXI que deja nada más y nada menos que 470.000.000 de euros en la ciudad anfitriona y que para Barcelona supone este año en especial desafío porque interesa mantener la ciudad como sede y tanto John Hoffman como Michael O'Hara, los organizadores, han pedido un clima estable y seguro.

Imagino yo que al rey de España se le ocurren muchas cosas que hacer un domingo, pero el monarca representa hoy en Barcelona los brazos abiertos de todos los españoles al futuro, al mundo y el progreso.

En la recepción inaugural brillarán sin embargo las ausencias de las autoridades locales. Ni la alcaldesa Ada Colau, ni el presidente del Parlamento autonómico, Roger Torrent, ni los tres representantes de la Generalitat que estaban previstos, el secretario de telecomunicaciones del Govern, Jordi Pujeró y los otros dos máximos representantes de la Conselleria de Empresa y Conocimiento, Pau Villora y Joan Arello, aparecerán en la ceremonia inaugural en protesta contra el Rey.

“Rendir pleitesía”. ¡Pero qué cosa más antigua por Dios! ¿Quién rinde pleitesía al Rey, que eso es del siglo XVII?

A ver señora alcaldesa, saludar, ejercer la educación es simple y sencilla puritita urbanidad normal entre dirigentes institucionales en todo el mundo, pero no hay manera.

También se van a ausentar esta noche a las nueve en la recepción los representantes municipales de Esquerra Republicana de Cataluña y de la CUP. Pretenden distanciarse de la monarquía,pero con esto, lo único que hacen es mostrar públicamente ante Hoffman y ante el resto de los dirigentes internacionales, la disensión la ruptura, los problemas.

Y además, es poner el desafecto de una parte de la sociedad catalana empeñada en mirarse el ombligo, incapaz de darse Gobierno autonómico y empeñada en crear un nuevo diminuto país en Europa, cuando el continente está haciendo esfuerzos para enfrentarse unido a un horizonte internacional cada vez más complicado.

Es la diferencia entre estar en el mundo y estar en tu masía, en Tractoria, creando una realidad paralela

Se esperan hoy 108.000 participantes, o al menos una parte de ellos que a lo largo de los siguientes días y hasta el 1 de marzo constituirán el aflujo del Mobile World Congress, y la mayoría pasa absolutamente, no sé cómo decirte, no ya del proces sino de los problemas de España.

La diferencia entre el Rey y ahora Colau es la diferencia entre quién está abierto a todos y a todo y quién sigue en la mesa camilla de su casa. A don Felipe le preocupan los puestos de trabajo de Cataluña, los taxistas que llevan a la gente, los touroperadores, que les enseñarán la hermosa Barcelona, los hoteles que, desgraciadamente, no han conseguido llenar aunque han bajado los precios un 20%.

A Ada Colau le importa su incierto futuro político en una ciudad defraudada y disgustada y los votos de los de la CUP y Podemos.

Cataluña tiene problemas y me temo que tiene mucho que ver con sus dirigentes, ha trasladado al mundo una imagen conflictiva y se ha perjudicado institucional y comercialmente. Las empresas se han ido a míles. Interesa España potenciar su perfil de estabilidad, seriedad, apertura y cosmopolitismo, pero hay quien lleva semanas promoviendo un boicot, favoreciendo el escaparate amarillo de las protestas.

La plataforma separatista Ómnium Cultural ha convocado por ahí a las 9 una cacerolada y bocinazos para la llegada del Rey. Se anima los militantes a colocarla los amarillos en las solapas de quiénes visitan el Congreso y se proponen escraches y manifestaciones. Hablan de presos políticos para referirse a los que han intentado romper España. Allá cada cual, pero hay que preguntarse qué auna y que potencia el que hoy salga con las cacerolas al balcón. Si lo que tienen en el corazón es su tierra, el trabajo, el progreso de Barcelona, o el narcisismo del niño enrabietado incapaz de vencer el odio por amor".

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado