También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
'FIN DE SEMANA'

Cristina L. Schlichting: "En Moncloa sólo importan Podemos y los nacionalistas"

 

Hoy es 14 de julio, día de San Camilo de Lelis, y ya estamos en todo lo gordo del verano. Algunos, muchos, nos oís desde el coche -cuidado con el tráfico de cambio de quincena, por favor- y otros, desde la piscina, el río, la montaña o la playa. Y quisiéramos estar a la bartola, como vosotros, pero estamos en un ay. Oyes. Que esto iba más o menos encarrilado, con la crisis de salidacon los tres partidos principales -PP, PSOE y Ciudadanos- unidos contra los secesionistas de Cataluña, con el empleo creciendo y el déficit contenido y ahora resulta que vamos de sobresalto en sobresalto.

El nuevo Gobierno es un sin parar. Los ciudadanos estamos noqueados: presos al País Vasco y Cataluña, reapertura de las mal llamadas embajadas catalanas, fin de la religión como asignatura voluntaria evaluable, ataques a la escuela concertada, eutanasia, asignatura obligatoria de educación para la ciudadanía… Hoy es noticia que el gobierno retrasa el saneamiento de las cuentas públicas para poder gastar más. Para pagarlo, subirá los impuestos.

Todo “ordeno y mando”. El Ejecutivo se está pasando por el arco del triunfo las instituciones y las personas. Desde el concurso público de RTVE -sorteado vía decretazo- hasta los acuerdos Iglesia-Estado. Desde la opinión de los padres de alumnos a la de los catalanes constitucionalistas. En Moncloa sólo importan Podemos y los nacionalistas.

Nada de lo que se está haciendo, sin embargo, es una urgencia social. ¿O acaso los españoles se levantan por la mañana preocupados por la asignatura voluntaria de religión o por el Valle de los Caídos? ¿Os imagináis esa casa: “María, que no voy a trabajar, vamos a vestir a los niños que tengo que manifestarme para que entierren a Franco con su familia”?

Vamos, anda. Ni la eutanasia ni los presos de ETA son cosas de primera necesidad. La prueba del algodón es que no se va a cambiar nada de lo que el PSOE dijo antes que era crucial, ni quitar la reforma laboral, ni la financiación de las autonomías, ni el dinero para un pacto educativo.

Que nadie piense que el sesgo anticlerical del Gobierno, justo en tiempos del Papa más popular entre los alejados de la Iglesia, responde al ADN del PSOE. O al sentir de la calle. Sindicalistas y militantes de izquierdas alaban la sensibilidad social de Francisco y el trabajo de la Iglesia en la crisis. Sencillamente, todos ellos están siendo manipulados para caer en la trampa del odio. Aprenderán de nuevo el rencor. Y todo, simplemente, para que Pedro sea presidente pasando por las urnas.

Se trata de encrespar a la gente, cabrearnos de nuevo y enfrentarnos unos a otros. Hacer que se visualicen los enemigos del pueblo, los conservadores, los carcas y convencer a la mitad de la población, que hasta ahora convivía pacíficamente con la otra, de que el del enfrente es un peligro. Que hay que votar al frente común de Podemos y PSOE.

Pedro Sánchez se ha propuesto aglutinar en las próximas elecciones todo el voto de izquierdas. Es su sueño político de siempre: reconducir a un solo partido a la vieja y nueva izquierda partida por las movilizaciones callejeras del 15 M.

El tirón ideológico está generando una tensión dolorosa entre las dos Españas. Que no existía desde hace mucho. Lo único importante ya es disgustar. Molestar a los científicos del Comité de Bioética en lo relativo a la eutanasia; a los padres de familia en la libertad de educación de sus hijos; a los maestros de la concertada; a los académicos de la Real sobre el lenguaje políticamente correcto en la Constitución. Enfrentar, dividir, partir, encrespar.

La desesperación de parte conservadora de la ciudadanía amenaza con cristalizar en un empujón a los movimientos ultras. Roto el “dique Rajoy” se buscan emociones fuertes y soluciones tan enérgicas como Sánchez. Nada más útil para el nuevo presidente: fraccionar más la derecha, empujar a Ciudadanos hacia acuerdos con la izquierda, debilitar al PP.

No tardaremos mucho en percibir los destrozos ¿cuánto tiempo emplearemos en recuperarnos de este nuevo empujón a la España cainita?.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado