También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La mujer que sigue vendiendo aceitunas en un mercado abandonado de Valencia

Josefa cuenta en 'Mediodía COPE' que estar sola en el mercado de San Pedro de Nolasco "es un poco deprimente" 

 
  • COPE.es

Josefa es una vecina del barrio valenciano de Sagunto con una peculiar historia de soledad y superación en el mercado de abastos en el que trabaja. Esta zona comercial está situado en el barrio valenciano de Sagunto, uno de los más deprimidos de la ciudad. Tiene 50 puestos y al entrar lo único que se ve es una sucesión de persianas bajadas.

Todos los puestos están cerrados menos uno. La única resistente, enrocada en su puesto de encurtidos es ella. Josefa lleva vendiendo aceitunas, mojama, o pepinillos toda su vida. Le viene de familia porque antes su madre y también su abuela regentaron un puesto en el mercado. La mujer viene de recoger género por distintos pueblos: bacalao de La Puebla, encurtidos de Aldaya... Se está preparando para este martes, que es el día del mercadillo al aire libre, donde más ingresos consigue.

Dice que intentará vender la aceituna de variedad ocal, muy gorda y carnosa, la que más le piden las fieles clientas que vienen de todas partes de Valencia a visitarla. Ella andaba maravillada cuando el mercado de abastos esta abierto, pero desde que se fue el frutero, en agosto, le cuesta más trabajar porque se ha quedado completamente sola. “¿Qué haría yo si me fuera? Estar en el mercado sola es un poco deprimente, es cierto, pero a mis 58 años, tengo que seguir cotizando para la jubilación”, afirma. Esas mismas clientas que vienen le cuentan sus vidas, y ella está agradecida de que escuchen también la suya porque le ayuda a sobrellevar la rutina.

“Me encargo de abrir y cerrar el mercado todos los días. Solo tengo una puerta a la vista, así que cuando viene alguien que no conozco me acerco y le indico por dónde entrar para poder verlo bien”. Y es que, como Josefa ya ha sido víctima de algún que otro robo en el pasado, solo mantiene abierta una de las puertas para poder saber quién entra y quién sale.

Su único alivio es pensar que desde el Ayuntamiento ya han acudido varias veces a trazar planes para reabrir el mercado en condiciones óptimas. “Pero no es suficiente, también tienen que reacondicionar el barrio”, sostiene. “Se necesitan más colegios, más zonas para jubilados... el barrio está ya viejo, y hay algún solar que se podría reconstruir para la gente joven”.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado