También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
En 'Mediodía COPE'

El daño que los padres 'hooligans' están haciendo al deporte

El último episodio lo encontramos en un partido infantil entre el Balonmano Dominicos y el Balonmano Huesca.

 
  • COPE

El partido entre ambos equipos infantiles, los niños tienen entre 12 y 13 años se disputaba el pasado sábado. Los árbitros se vieron obligados a suspender el encuentro ante los insultos, amenazas y vejaciones que estaban recibiendo constantemente por parte de un sector del público, de padres, concretamente  que no paraban de gritarles: "voy a por ti", "como hagas esto te vas a enterar" .  Llegó un momento en el que algunos niños se vieron obligados a frenar a los padres, a ponerse en medio, para evitar que fueran agredidos.

Los colegiados, un chico y una chica de 19 y 17 años de edad, y en formación, horas después seguían con el susto en el cuerpo como ha contado en COPE, Andrés Peñaranda, presidente del Comité Árbitros de la Federación Aragonesa de Balonmano, "al principio estaban nerviosos, asustados, pero con el apoyo que han recibido de todos los estamentos, están más tranquilos"

Agresiones que, por desgracia, se repiten cada fin de semana en muchos campos de España  y en distintas disciplinas deportivas, solo se debe dar una combinación, una mala decisión arbitral, "que tienen derecho a equivocarse" y padres. Algo que lamenta Andrés Peñaranda,  "estas situaciones las venimos sufriendo con los padres en categorías escolares. Al ser árbitros muy jóvenes, en formación, se vienen abajo, se asustan. Sintieron miedo y suspendieron el partido. Pese a su corta edad y poca experiencia, actuaron como tenían que actuar cuando vieron que la situación sobrepasaba los cauces normales suspendieron el partido".

Jóvenes árbitros que solo buscan practicar su deporte, "cobran 7, 50 euros por encuentro. Por dinero no lo hacen sino por arbitrar, por estar vinculados a un deporte que les gusta y saben que se pueden equivocar" afirma el presidente del Comité Árbitros de la Federación Aragonesa de Balonmano que denuncia la actitud de los padres, "son peores los padres que los hijos, los niños se dedican a jugar y no están pendientes de lo que pitan los árbitros, el problema son los padres que sobrepasan los límites de cualquier convivencia". Por ello pide "que se erradiquen estas actuaciones de los padres y se acabe con esto. Al final es un problema social de los padres; cuando van a ver a sus hijos tienen comportamientos que no se deben consentir, los niños incluso se ponían en medio de los padres para que no pasara nada".

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado