También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
Según el CSIF

La UJA pierde en cuatro años el 13 % de su personal docente e investigador

CSIF Jaén lleva denunciando la pérdida de empleo público en la provincia de Jaén varios años. Menos médicos, menos maestros, menos personal en Justicia… La Universidad de Jaén, en este aspecto, asegura el sindicato, no se queda atrás. «Desde 2012 a 2016, nuestra Universidad ha perdido 138 puestos de trabajo entre Personal Docente e Investigador y de Personal de Administración y Servicios. Es decir, se han eliminado casi tres empleos al mes durante estos últimos cuatro años».
Denuncia de recortes en Educación
Denuncia de recortes en Educación
  • cope.es
  • cope.es

«Seguimos escuchando desde la Junta de Andalucía como dicen que apuestan por una educación pública a todos los niveles, sin embargo estos datos corroboran que no es cierto, pues los presupuestos de la Junta de Andalucía para 2017 sólo incrementan en 13 millones de euros el capítulo asignado a contratación y mejora de personal universitario, y esta cantidad se debe repartir entre las 10 Universidades Públicas existentes en Andalucía. Desde CSIF consideramos que es insuficiente para poder recuperar los efectivos perdidos desde 2012, año en que se congeló la tasa de reposición. Difícilmente se puede ofrecer la misma calidad en la enseñanza superior con menos profesores ni los mismos servicios y atención a los estudiantes universitarios con menos personal administrativo que hace 4 años”, declara José Manuel Árbol, responsable de CSIF Educación en la Universidad». Asimismo, para CSIF, es destacable y preocupante que se hayan destruido un 13 % de los puestos de trabajo en Docencia e Investigación. 132 empleos de los 138 que se han eliminado en total en los cuatro años. «Es muy importante apostar por Jaén para que tenga nuevas titulaciones y mayor variedad de las mismas, y que los jienenses tengan la oportunidad de acceder a estudios superiores de calidad sin necesidad de desplazarse a otras ciudades, sin embargo, esto no es posible sin dotar de suficiente número de profesionales a nuestra Universidad». Además, en estos últimos años, el porcentaje de profesores con edad igual o superior a sesenta años ha aumentado casi un 10%, siendo estas variaciones mayores en el profesorado funcionario que en el profesorado con contrato laboral. El resultado es que el perfil profesional que presenta la plantilla del Personal Docente e Investigador a finales del año 2015, es el mismo que había al concluir el año 2006. Este retroceso, puede acarrear una merma en la calidad de la enseñanza superior, pues la motivación y el dinamismo que tiene un profesor o investigador a la edad de treinta o cuarenta años, no es equiparable a la que potencialmente pueda desarrollar en determinadas actividades universitarias cuando rebasa la edad de sesenta años.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado