También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CRISIS CATALUÑA

Piden recusar a cuatro jueces que juzgarán el 1-O por su proximidad a Llarena

Barcelona, 27 jul (EFE).- Los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull y el exlíder de la ANC Jordi Sànchez han pedido que se aparte al presidente y a tres magistrados del tribunal que enjuiciará a la cúpula del "procés" por su proximidad con el instructor, Pablo Llanera, y porque admitieron la querella contra Carme Forcadell.,En un escrito, al que ha tenido acceso Efe, la defensa de Turull, Rull y Sànchez plantea la recusación de cuatro de los magistrados del Supremo que integrarán la sala de jui

  • Agencia EFE

Los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull y el exlíder de la ANC Jordi Sànchez han pedido que se aparte al presidente y a tres magistrados del tribunal que enjuiciará a la cúpula del "procés" por su proximidad con el instructor, Pablo Llanera, y porque admitieron la querella contra Carme Forcadell.

En un escrito, al que ha tenido acceso Efe, la defensa de Turull, Rull y Sànchez plantea la recusación de cuatro de los magistrados del Supremo que integrarán la sala de juicio (Manuel Marchena, que será presidente, y los jueces Andrés Martínez, Ramón Berdugo y Luciano Varela) ya que se han mantenido "en permanente contacto y colaboración profesional" durante todo este tiempo con Llarena.

La sala de enjuiciamiento del caso del 1-O en el Supremo estará presidida por Manuel Marchena e integrada por los magistrados Andrés Martínez, Juan Ramón Berdugo, Luciano Varela y Antonio del Moral, aunque es posible que se puedan sumar otros dos jueces, que casi con toda probabilidad, según fuentes judiciales, serán Ana María García Ferrer y Andrés Palomo.

"Cuando llegue el juicio los miembros del órgano enjuiciador se verán obligados a revisar las conclusiones de otro magistrado con el que cotidianamente comparten sala y deliberan a menudo, no quedando garantizado aquella sana distancia que, para reforzar la necesaria apariencia de imparcialidad, cabe esperar que exista siempre entre el juez-investigador y la sala de enjuiciamiento", expone el escrito de recusación.

La defensa adelanta que tiene la voluntad, si es necesario, de acudir al Tribunal de Estrasburgo para que analice esta cuestión e incluso plantear una cuestión de inconstitucionalidad, por lo que advierte ahora al Supremo para que pueda "reparar la posible vulneración futura" del derecho a un procedimiento con todas las garantías.

El abogado Jordi Pina, que defiende a Turull, Rull y Sànchez, todos ellos actualmente diputados de JxCAT, insiste en la falta de "garantías" que supone que el instructor y cuatro de los magistrados del tribunal enjuiciador coincidan en la misma sede del Supremo, formen sala y deliberen y, al mismo tiempo, en una causa concreta, asuman "roles tan sumamente diferenciados" como el de investigador y el de juzgador.

"El instructor y los miembros (recusados) de Tribunal enjuiciador se han mantenido en permanente contacto y colaboración profesional durante todo el tiempo que ha durado la investigación que nos llevará hasta el próximo juicio", apunta el recurso.

En este sentido, Pina advierte de que los cuatro magistrados y el juez Pablo Llarena han tenido durante este período "sin duda ocasión para comentar los pormenores de un procedimiento con tanto revuelo mediático y político como el presente, algo que resulta perfectamente comprensible que suceda entre personas afectadas por una causa de tanta entidad".

Otro de los argumentos que esgrime el escrito de recusación es que los cuatro magistrados fueron los que admitieron a trámite el 31 de octubre de 2017 la querella de la Fiscalía contra la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, también por un delito de rebelión, que se acabó agrupando en una sola causa en el Supremo junto al Govern y los líderes de la Assemblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural.

"Si bien en dicha resolución la sala extremó las precauciones para intentar no valorar de modo explícito la relevancia penal de los hechos relatados por el ministerio fiscal, inevitablemente para dictar dicha resolución se tuvieron que efectuar valoraciones jurídicas sobre la tipicidad de tales hechos con las que forzosamente se emitió una opinión favorable a su relevancia penal", indica.

Según el escrito, si los cuatro magistrados de los que pide ahora la recusación no inadmitieron en su día la querella contra Forcadell fue porque entendieron que los hechos en que se fundaba dicha imputación "podían constituir delito, pues si hubieran entendido que eran atípicos habrían debido inadmitirla a trámite".

"Ello supone ya la formulación de una inevitable valoración jurídica acerca de los hechos imputados a los querellados, que anticipa el juicio de los magistrados de que tales hechos son penalmente relevantes", sostiene.

Para la defensa, este "prejuicio" se ve acentuado especialmente en el presente caso, en el que los hechos atribuidos a Rull, Turull y Sànchez como constitutivos de una supuesta rebelión "son desde el primer día de conocimiento público".

"Habiendo valorado en el pasado que los hechos son en abstracto constitutivos de delitos como la rebelión o malversación y, en todo caso, son penalmente atípicos ¿qué confianza pueden tener mis mandantes de que, en tanto que miembros del Tribunal enjuiciador, los magistrados se aproximarán a los hechos sin prejuicio o precomprensión alguna acerca de la relevancia penal de las imputaciones?", plantea el escrito.

"¿Qué esperanza puede tener esta defensa de que la Sala concluya que los hechos son penalmente atípicos y los procesados merecen ser absueltos cuando en su día cuatro de los cinco magistrados concluyeron que tales hechos tenían relevancia penal?, remarca el escrito de recusación.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado