También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
INMIGRACIÓN MEDITERRÁNEO

Menchú pide políticas en UE para castigar a países "intolerantes" como Italia

Bilbao, 12 jun (EFE).- La premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú ha considerado hoy "lamentable" la actitud de las autoridades de Italia de denegar la entrada del barco Aquarius con 629 inmigrantes a bordo y ha abogado por que la UE tenga "políticas mucho más claras" sobre "cómo castigar a aquellos países que son intolerantes y que ejercen las políticas antimigrantes"., En el marco de la conferencia del Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE) que se celebra en Bilbao centrada en la ig

  • Agencia EFE

La premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú ha considerado hoy "lamentable" la actitud de las autoridades de Italia de denegar la entrada del barco Aquarius con 629 inmigrantes a bordo y ha abogado por que la UE tenga "políticas mucho más claras" sobre "cómo castigar a aquellos países que son intolerantes y que ejercen las políticas antimigrantes".

En el marco de la conferencia del Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE) que se celebra en Bilbao centrada en la igualdad, la diversidad y la inclusión, Menchú ha defendido que se castigue a Italia por esa actitud, que, a su juicio, debe generar "un precedente" para mejorar la legislación europea y que se "prohíba" a otros países esa actuación "por su cuenta".

"No se puede permitir que países de la UE sean racistas, discriminatorios o tengan fobias a los migrantes", ha sostenido Menchú, quien ha felicitado a España por la decisión de su Gobierno de acoger al Aquarius: "Para las nuevas generaciones es un ejemplo importante", así como "para los otros países de Europa", ha dicho.

La premio Nobel y líder indígena guatemalteca ha lamentado que Italia, que "siempre ha sido un país con mucha historia de humildad y de pobreza en el pasado", se muestre ahora como "el país más intolerante" con "esa reacción abusiva contra otras personas", lo cual "es lamentable y hay que condenarlo", ha indicado.

Según ha afirmado, "es una obligación hacer un acto humanitario. La migración -ha matizado- no debe ser un acto humanitario, debe ser una relación natural. Sin embargo, en este caso este barco o es vida o es muerte y todos los países tienen la obligación de blindar una oportunidad de la vida".

La líder guatemalteca se ha referido, por otra parte, a la reciente "tragedia" vivida en Guatemala, en alusión a las muertes provocadas por la erupción del Volcán de Fuego, y ha llamado a trabajar "muy duro" para afrontar la pobreza y la hambruna que afectan a "la gente más humilde".

Menchú, una de las voces más férreas contra el genocidio perpetrado durante el conflicto armado interno (1960-1996) contra los pueblos indígenas, también se ha referido a aquel tiempo para decir que ella tuvo la oportunidad de salir de Guatemala hace 38 años y ser activista para denunciar los delitos de "lesa humanidad" cometidos y reconocidos por la Justicia, a diferencia de sus hermanos que se unieron a la guerrilla.

"Mi hermana Lucía", ha recordado, "se alzó en armas, igual que mi hermana Anita", que "estuvo en la montaña diez años. Tenía trece años cuando mi madre fue secuestrada, torturada, cuando mi hermano Patrocinio fue quemado, cuando mi padre fue quemado vivo..."

"Anita no tuvo la suerte de salir" y "pienso que muchas personas van a la guerra no porque eligen la guerra, sino porque no tienen otra opción. Igual que en el lado de los militares. Muchos militares no tenían otra opción mas que ser reclutados por la fuerza y convertidos en una fuerza armada. Ningún ejército es reclutado para rezar, todos los ejércitos son reclutados para matar a alguien", ha dicho.

Menchú ha dicho que lo más importante son las nuevas generaciones y que no se les dé "esa misma vida", y ha confesado, tras explicar que hace unos meses visitó el lugar donde fue fusilado su hermano Víctor, que no sabe si tiene "ánimos" para afrontar un proceso legal de exhumación de sus restos que puede durar diez años.

La premio Nobel, que ha considerado la corrupción como "un cáncer global" que hay que perseguir con "mucha dureza", ha señalado que tras la conferencia de Bilbao le gustaría que los municipios incidieran más en cómo mejorar la relación con "la madre tierra" , en favor de una producción más sana, y en abordar el problema de la violencia "urbana", entendiendo por ella también la intolerancia, a través de la educación.

cc/jmv/mcm

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado