También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Fernando De Haro: "Allí no hay libertad ni para tener una conversación"

Seguir la doctrina de la Iglesia católica en China no es algo tan fácil como podría ser en España. Allí son personas perseguidas, no tienen libertad para celebrar sus ritos ni tampoco para expresar su opinión.

  • authors:lista con un numero insuficiente de elementos

Fernando de Haro explica que hay dos niveles de ser cristiano. El que debe seguir las directrices del régimen comunista, y otro que se hace desde la clandestinidad. El presidente de la Conferencia Episcopal china lo designa el propio Gobierno, “aunque algunos nombramientos están pactados con el Vaticano”.

El director de 'La Mañana del Fin de Semana' ha viajado hasta China para intentar comprobar in situ el grado de falta de libertad que sufren sus ciudadanos observando en especial si era posible la libertad de culto. Su comprobación ha sido totalmente clara. No la hay. En ese país impera un régimen que persigue la religión y registra “palabra por palabra” todo lo que se dice en cualquier celebración. Él mismo ha sufrido detenciones, vigilancia e incluso un allanamiento de morada.

Aunque hay libertad de culto, China es un régimen totalitario y el cristianismo le resulta muy incómodo al nuevo emperador. Una falta de libertad “que resulta angustiosa” sobre todo en un momento de gran eclosión del cristianismo. Porque “la aportación de humanidad que da el cristianismo, es lo más buscado por sus ciudadanos.”

El mismo nos cuenta que "hay cámaras en cada esquina, en cada rincón, que están monitorizadas por potentes sistemas de inteligencia Artificial". Así, vivir en China se convierte en un suplicio. A cada paso que das, a cada gesto que haces, hay alguien que te está vigilando. "En China hay que utilizar una aplicación que se llama 'WeChat'. Esa aplicación está absolutamente pinchada". No se puede tener ninguna conversación telefónica o escrita que no esté controlada.

Fernando se ha traido de allí los mejores testimonios de personas que han sufrido conversiones y, como consecucencia directa, persecuciones de la autoridad, por descubrir que hay una cosa en la religión católica que se llama "la confesión, que es la misericordia. Y yo quiero saberlo todo sobre vuestra religión".

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado