También en directo
Ahora en vídeo

España

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
PODCAST

Verano del 87: Del atentado de Hipercor de ETA al 'boom' inmobiliario

 

España. Verano de 1987. La década de los años 80 avanza rápido, y va dejando tras de sí una gran expresión de cultura y de música. La Movida Madrileña ha pasado sus mejores tiempos, y si hay un disco que define en nuestro país ese paso de madurez y cumbre artística, es el 'Camino Soria', de Gabinete Caligari. Considerada como una de las obras cumbre del pop-rock español, esta es una oda a la España castiza, al ‘rock and roll’ de los bares de aceitunas y carajillos. Un fiel reflejo de cómo era nuestra sociedad, con los bares como centro neurálgico de todo. Pero 'Camino Soria' también era una historia de desamor. La España de Machado, la España de Bécquer, la España que buscaba en los parajes bucólicos de Soria un poco de consuelo. 

Esto era lo que sonaba dentro de nuestras fronteras, pero, desde fuera, las sacudidas de guitarra eléctrica también llegaban a España, y de qué manera... 1987 también fue la irrupción de una gran locomotora del rock and roll llamada Guns N' Roses. Desde el punto más caliente de la costa oeste de Estados Unidos, Axl Rose y los suyos hicieron de su música y sus conciertos la expresión más salvaje como modo de vida. 'Appetite for Destruction' fue el álbum debut de un grupo más vendido de la historia.

En cuanto a la música y a la cultura, 1987 fue un gran año. Fue el primer concierto de la banda irlandesa U2 en España, en el Santiago Bernabéu, con más de 100.000 almas congregadas en Chamartín. O el lanzamiento de 'Bad', de Michael Jackson. O el 'Kick' de los INXS. Aretha Franklin se convirtió en la primera mujer que entraba en el Salón de la Fama del Rock. Pero no solo hablamos de este arte. Por primera vez en la historia, el cine patrio tenía un reconocimiento oficial con la primera gala de los Premios Goya.

Escucha el podcast 'Verano del 87: Del atentado de Hipercor de ETA al 'boom' inmobiliario'

Había alegría, ilusión, ganas de pasárselo bien, la sociedad cambiaba... Sin embargo, no todo fue, ni mucho menos, un camino de rosas en España. Durante ese verano, todavía estaba muy reciente la peor masacre cometida por la banda terrorista ETA. El atentado de Hipercor fue perpetrado por ETA el 19 de junio de 1987 en la ciudad de Barcelona. Consistió en la colocación de un potente explosivo en un centro comercial de la empresa Hipercor, ubicado en la avenida Meridiana de dicha ciudad. La masacre dejó 21 personas muertas e hirió a 45.

Y esta no fue la única masacre de ETA durante el 87. Todavía retumbaban los ecos de Hipercor, cuando la organización terrorista atentó contra la casa cuartel de Zaragoza el 11 de diciembre. Un coche bomba, con 250 kg de amonal, estacionado junto a la casa cuartel de la Guardia Civil de la ciudad, mató a 11 personas, entre ellos cinco niños, y dejó 88 heridos.

1987 también fue un año conocido en España como el del boom del ladrillo. Durante este año, se inició una enorme locura inmobiliaria que catapultó las hipotecas de los españoles. Era el primera gran boom de la construcción en nuestra historia moderna. La determinación con la que avanzaba esta España del ladrillo hizo que los precios de los pisos subieran enormemente. El país entero, sobre todo las zonas periféricas, se llenó de grúas por todas partes. Los plazos de las hipotecas eran más cortos y los tipos de interés más elevados.

Pero no fue el único boom de aquel año. Cada época tiene su juventud, y esta, su protesta. No fue un año fácil para los estudiantes, que pedían mejoras en el sistema universitario. Tras varios meses de conflicto, los estudiantes españoles llegaron a un acuerdo con el Gobierno. Pero antes de llegar a ese acuerdo, las principales ciudades de España se llenaron de estudiantes indignados con la situación. Una auténtica jungla.  Consiguieron algunas de sus reivindicaciones, como la congelación de las tasas universitarias o el aumento del 25% en becas. Se produjeron numerosos disturbios, y la represión policial fue considerable. Unos disturbios que tuvieron a un abanderado muy curioso, 'El cojo manteca'. Un tipo, de estética punky, que nada tenía que ver con esto de las protestas, pero que también se unió al 'jari' que había montado. Con sus muletas y cojo, de ahí el mote, acabó siendo el emblema de estos disturbios.

La España de 1987 también hablaba de cambios y de futuro. Es el caso de Antonio Hernández Mancha, que se proclamó como nuevo presidente de Alianza Popular, en sustitución de Manuel Fraga. Sin embargo, la historia de Hernández Mancha no tuvo mucho recorrido. Tuvo que enfrentarse al inconveniente de no poder enfrentarse dialécticamente a Felipe González en el congreso, ya que no tenía un acta de diputado. ¿Cuál fue su idea? Plantear una moción de censura contra el gobierno socialista. Una moción de censura que solo contó con el apoyo de Alianza Popular, además de que el Gobierno del PSOE contaba con mayoría absoluta.

El exterior también dejaba sus noticias... Ese año nos anunciaba también que la Unión Soviética, con Mijail Gorbachov como presidente, agonizaba, por muy complicado que se antojara. Para la historia queda aquella reunión que mantuvieron el entonces presidente de Estados Unidos, Ronald Reagan, con el mandatario soviético en el Muro de Berlín. También fue cuando Margaret Tachter ganó su tercer y último mandato como primera ministra del Reino Unido.

1987 fue un año en el que España avanzaba con optimismo hacia el futuro, a pesar de los escollos coyunturales. La sociedad cambiaba, entraba una nueva generación. Los años 90 estaban a punto de llamar a la puerta, pero eso ya es otra historia...

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado