También en directo
Ahora en vídeo

España

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CRISIS CATALUÑA

La Sala del 61 del Supremo resolverá recusaciones de los jueces del "procés"

Una sala especial del Tribunal Supremo conocida como la Sala del 61, famosa por dictar la ilegalización de Batasuna, tras un tiempo de letargo y presidida por Carlos Lesmes, vuelve a cobrar protagonismo y se reúne en septiembre para resolver las peticiones de recusación de los jueces en la causa del "procés".

  • Agencia EFE

Una sala especial del Tribunal Supremo conocida como la Sala del 61, famosa por dictar la ilegalización de Batasuna, tras un tiempo de letargo y presidida por Carlos Lesmes, vuelve a cobrar protagonismo y se reúne en septiembre para resolver las peticiones de recusación de los jueces en la causa del "procés".

Su nombre proviene del artículo 61 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, que recoge su creación, y durante un tiempo estuvo en el foco mediático por acordar, en marzo de 2003, la ilegalización y disolución de HB-EH-Batasuna y pronunciarse sobre las posteriores organizaciones de la izquierda abertzale, como Sortu.

Pero, además, entre sus competencias figura la de estudiar, como dice la propia ley, "los incidentes de recusación del presidente del Tribunal Supremo o de los presidentes de Sala, o de más de dos magistrados de una Sala".

Ahora y con la crisis secesionista como telón de fondo, esta Sala volverá a reunirse para decidir sobre los expedientes de recusación que planean sobre los magistrados encargados de enjuiciar a la cúpula del "procés", entre ellos Manuel Marchena, presidente de la Sala de lo Penal del Supremo, y de la que enjuiciará los hechos.

En concreto, hay seis peticiones de recusación. Entre las individuales y las conjuntas, las han pedido los exconsellers Josep Rull, Jordi Turull, Raul Romeva, Lluis Puig, Meritxell Borràs y Clara Ponsatí, el expresidente Carles Puigdemont, el exvicepresidente Oriol Junqueras, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, el diputado Jordi Sànchez y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart.

Será el magistrado Vicente Magro el encargado de tramitar de manera conjunta todas las peticiones de recusación, para lo cual deberá recabar las alegaciones no solo de las partes, sino de los propios magistrados para después elevarlos a la Sala del 61.

No será hasta entonces cuando la Sala se reúna para estudiar todas las solicitudes y tomar una decisión al respecto, lo que se producirá en la primera semana de septiembre, según las fuentes, que informan de que la Fiscalía ya ha presentado su escrito en el que se opone a todas las recusaciones.

Fuentes jurídicas consultadas por Efe entienden que los incidentes de recusación presentados responden a una línea de actuación muy planificada por las defensas, que buscan dilatar en el tiempo el procedimiento y la fecha de celebración del juicio.

Sobre todo, teniendo en cuenta que los magistrados a quienes afecten los incidentes de recusación -es decir, la sala encargada de enjuiciar los hechos- no podrán tomar ninguna decisión, mientras el procedimiento esté en marcha.

Con el presidente del Tribunal Supremo, Carlos Lesmes, a la cabeza, la Sala del 61 está formada por cada uno de los presidentes de las cinco salas del alto tribunal y por el magistrado más antiguo y más moderno de cada una de ellas.

Se da la circunstancia de que entre estos 16 miembros se encuentra Marchena, que no podrá integrar dicha Sala llegado el caso por su vinculación a los hechos, por lo que sería sustituido por otro magistrado.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado