También en directo
Ahora en vídeo

España

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

La Guardia Civil fue alertada ante la posibilidad de que Puigdemont viajara a España

Imagen de un jet privado similar al que viajaban los ocupantes

La oficina de tránsito aéreo del aeródromo de Cuatro Vientos, en Madrid, alertó este domingo a la tarde a la Guardia Civil de la llegada inminente a las pistas aéreas de Ocaña (Toledo) de un vuelo privado procedente de Bruselas con nueve personas a bordo.

En una de las notas internas que se cursaron dentro de la propia institución, y cuyo contenido ha tenido acceso COPE, se da cuenta de que el vuelo tiene previsto su aterrizaje a las 16:41h, aunque finalmente el aparato aterrizó a las 17:35h. En ese mismo texto los guardias son advertidos de que podría trasladar al señor Puigdemont con sus consejeros. El ex presidente de la Generalitat se encuentra en la capital belga huido de la Justicia española y acompañado de cuatro de sus ex consejeros: Puig, Ponsatí, Serret y Comí.

Ante la posibilidad de que el candidato de Junts per Cat a la sesión de investidura prevista para este martes 30 en el Parlament, en contra del criterio del Tribunal Constitucional, pudiera estar en ese vuelo, agentes de la benemérita se trasladaron al aeródromo toledano. Llevaron a cabo lo que Interior califica como “un registro rutinario, sin ninguna alerta especial”. Efectivamente volaban, según otras fuentes policiales consultadas por COPE, cinco pasajeros y dos tripulantes, uno de nacionalidad rusa y otro francés. Tras los controles pertinentes y habituales en este tipo de comprobaciones se confirmó que se trataba de unos cazadores que venían de caza a España.

La seguridad exterior del Parlament es competencia de Mossos d'Esquadra, pero en las reuniones de coordinación de las últimas horas, a las que asisten los mandos de Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía y Mossos, se ha establecido que Policía Nacional de apoyo a ese trabajo de “blindaje” del edificio.

Interior quiere garantizarse el control de los accesos a la cámara catalana en estos momentos decisivos. Se ha reforzado policialmente, además, puntos fronterizos terrestres, aeropuertos y puertos para evitar cualquier posibilidad de que el huido Puigdemont intentara, no solo entrar en suelo español, sino dejar en evidencia a los dispositivos de seguridad del Estado, como ya ocurrió con las urnas del 1-O.

Puigdemont ha demostrado no tener sentido del ridículo, advierten fuentes policiales, y podría jugar la carta más insospechada. No se cree que utilizara nunca una vía convencional.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado