También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
JUICIO ALSASUA

Declaran en el juicio los guardias civiles y sus parejas agredidas en Alsasua

Dos guardias civiles -un teniente y un sargento- y sus respectivas parejas declaran hoy en la segunda sesión del juicio contra ocho jóvenes de la localidad navarra de Alsasua acusados de agredirles en un bar del municipio en la madrugada del 15 de octubre de 2016.

  • Agencia EFE

Dos guardias civiles -un teniente y un sargento- y sus respectivas parejas declaran hoy en la segunda sesión del juicio contra ocho jóvenes de la localidad navarra de Alsasua acusados de agredirles en un bar del municipio en la madrugada del 15 de octubre de 2016.

Los cuatro están citados a las diez de la mañana en la sede de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid) para someterse a las preguntas del Ministerio Fiscal, de las acusaciones y de las defensas de los encausados.

Será en la segunda sesión de la vista oral después de que ayer los ocho acusados, que solo aceptaron responder a sus defensas, negaran su participación en la agresión así como que dirigieran o integraran el colectivo del entorno de ETA para expulsar a las fuerzas de seguridad del Estado del País Vasco y Navarra e, incluso, algunos de ellos que llegaran a asistir a alguno de sus actos.

La Audiencia Nacional ha iniciado el juicio de todos ellos por la paliza con puñetazos y patadas a los dos agentes y a sus parejas en la madrugada del 15 de octubre de 2016 durante las fiestas de Alsasua en el bar Koxka.

Para los acusados -siete de ellos de entre 21 y 24 años de edad y un octavo de 31- la Fiscalía pide penas de entre 12 y 62 años de prisión por lesiones y amenazas terroristas.

La Fiscalía encuadra la actuación de los acusados al colectivo "Ospa!" (¡Fuera!) y las campañas Alde Hemendik (Fuera de aquí) creadas por el entorno de ETA y que buscan la expulsión de las fuerzas de seguridad del Estado de Navarra y del País Vasco.

Tres de los acusados están en prisión provisional, entre ellos Ohian Arnanz, para quien se pide la mayor pena -62 años y medio de cárcel- y quien ayer reconoció que estuvo en el bar Koxka aunque no participó en nada, si bien en la fase de instrucción del caso negó que hubiera estado.

Otro de los acusados en prisión, Jokin Unamuno, afirmó que cuando entró en el bar ya estaba bastante borracho y se enfadó con los agentes porque le habían puesto cuatro multas, dos de tráfico por circular en dirección contraria y las otras por infracciones contra la seguridad ciudadana.

"Le dije que menuda jeta que tenían porque se dedicaban a crujir a multas a los jóvenes del pueblo y que luego acudían a los bares", ha dicho Unamuno, quien se enfrenta a 50 años de cárcel.

El tercer acusado que está en prisión, Adur Ramírez, para quien también solicitan 50 años de cárcel, señaló que no estuvo en "toda la noche" en el bar.

Lo más visto