También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
JUICIO GUARDIAS

Condenados dos guardias civiles por filtrar información a narcotraficantes

La Audiencia de Pontevedra ha condenado a tres años y medio y a tres años de cárcel a los guardias civiles Diego F.C. y Javier L.S., respectivamente, por pasar información clasificada y secreta a narcotraficantes.

  • Agencia EFE

La Audiencia de Pontevedra ha condenado a tres años y medio y a tres años de cárcel a los guardias civiles Diego F.C. y Javier L.S., respectivamente, por pasar información clasificada y secreta a narcotraficantes.

Además, el tribunal suspende a ambos de empleo y cargo público durante dos años y medio y dos años al considerarlos responsables de un delito de revelación de secretos, mientras que los absuelve de los delitos de integración en grupo criminal, de encubrimiento y contra la intimidad cometido por funcionario público.

Las penas de cárcel son sensiblemente inferiores a los ocho años y medio de cárcel que solicitaba inicialmente la Fiscalía para cada uno de ellos.

En la misma sentencia, la Audiencia de Pontevedra condena a Juan Carlos S.N., residente en Vilanova de Arousa (Pontevedra) y acusado de ser el enlace entre los agentes y los narcotraficantes que recibían la información, a dos años y tres meses por un delito de revelación de secretos cometido por un particular.

A la hora de cuantificar las penas, el tribunal ha considerado que los chivatazos se prolongaron por cierto tiempo y afectaron no solo a investigaciones policiales, algunas de la cuales abocaron al fracaso, sino también a operaciones que se encontraban judicializadas e incluso declaradas secretas.

También ha tenido en cuenta el riesgo que estas filtraciones supusieron para los investigadores de la Guardia Civil y para los confidentes.

En la vista oral del juicio, ambos agentes negaron haber facilitado información alguna, pero sus mandos corroboraron las filtraciones, entre las que llegaron a difundir datos personales de los propios miembros de la unidad contra el crimen organizado de la Guardia Civil.

Según sus superiores, operaron de manera "estable y continuada", al menos, desde febrero de 2013, fecha en la que se descubrieron las primeras fugas de información, hasta el 30 de julio del mismo año, cuando se produjeron las detenciones.

En los ordenadores de los acusados se localizaron 500 archivos y 2.000 documentos con información de investigaciones activas de la Guardia Civil.

Lo más visto