También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SUCESOS ASESINATOS (Crónica)

Así se fraguó la batalla de sangre entre dos familias de mercheros madrileñas

Enrique Recio,Madrid, 11 jul (EFE).- Todo comenzó en septiembre de 2015. Juan Fernández era asesinado a tiros en una nave de Arroyomolinos (Madrid) a manos de su consuegro, Rafael R.M., y de su yerno, Luis R.D. En cuestión de segundos, mientras uno conducía un Opel Astra de color blanco, el otro lo mató de cuatro disparos.,Así explotó una disputa que se había incubado por "una ofensa de honor" entre dos familias de mercheros, un grupo social que suele dedicarse a la venta ambulante, que se rige

  • Agencia EFE

Enrique Recio

Todo comenzó en septiembre de 2015. Juan Fernández era asesinado a tiros en una nave de Arroyomolinos (Madrid) a manos de su consuegro, Rafael R.M., y de su yerno, Luis R.D. En cuestión de segundos, mientras uno conducía un Opel Astra de color blanco, el otro lo mató de cuatro disparos.

Así explotó una disputa que se había incubado por "una ofensa de honor" entre dos familias de mercheros, un grupo social que suele dedicarse a la venta ambulante, que se rige por "sus propias normas" y que "resuelve las ofensas de honor con sus propias reglas".

En el crimen y en la posterior huida de sus autores estuvieron implicadas la mujer de Rafael, María Yolanda D.P., y la de Luis, Yolanda F.L, que a su vez era la hija menor del asesinado.

El móvil del asesinato no quedó probado en el reciente juicio, aunque la Fiscalía, apoyada en las declaraciones de los testigos, lo vinculó con "una ofensa de honor", ya que el padre de Yolanda la repudió tras casarse con Luis y tiempo después le reprochó en público que tuviera un amante.

Una ofensa que Yolanda solo podía ver resuelta con la muerte de su padre, para lo que, según el fiscal, aprovechó los vis a vis con su marido, Luis, preso en la cárcel de Navalcarnero por un robo, para convencerlo.

Finalmente, Luis, en compañía de su padre y con la colaboración para la huida de su mujer y de su madre, acabó con la vida de Juan Fernández.

Pero nunca fue juzgado por estos hechos. Tres días antes de que comenzase el juicio contra él, su mujer y sus padres fue tiroteado en la cabeza a plena luz del día cuando salía del despacho de su abogado en el centro de Madrid.

Dos años y medio después del asesinato de Juan Fernández, dos de sus hijos acababan de vengar la muerte de su padre. La propia Yolanda, que estaba presente, identificó a sus hermanos.

Ahora, tras tres meses de investigación, la Policía Nacional los ha detenido en una vivienda de Getafe (Madrid), tras lo que pasarán a disposición judicial.

Lógicamente, el juicio que estaba previsto para el pasado abril se aplazó hasta junio.

Durante las sesiones, el jurado popular pudo constatar la mala relación entre ambas familias, incluida una batalla verbal entre Yolanda F.L y su hermana, que acudía a declarar como testigo.

La tensión en la Sala explotó cuando ambas hermanas se acusaron mutuamente de asesinato. "Ella mató a mi padre, es un diablo", gritaba la testigo tras el biombo. Desde el banquillo de los acusados, su hermana, Yolanda, no quiso ser menos y le espetó: "Y tú mataste a mi marido".

Tuvieron incluso que intervenir los agentes de la seguridad de la Audiencia y los de la Policía Nacional para calmar la situación.

Después de 72 horas de deliberación tras el final del juicio, el jurado vio probado, por unanimidad, que los tres acusados eran culpables de asesinato, siendo Rafael el autor material del disparo y su mujer y su nuera, María Yolanda y Yolanda, cooperadoras necesarias del crimen.

Su decisión se fundamentaba en los testimonios aportados por la Guardia Civil durante las sesiones del juicio, el enfrentamiento verbal entre las hermanas, así como en el visionado de cámaras de vigilancia, la matrícula del vehículo empleado para el crimen o las intervenciones telefónicas cuando la familia estaba huida en Girona.

El magistrado presidente del tribunal, a propuesta del fiscal, acordó el ingreso de inmediato de prisión de los tres acusados por "un alto riesgo de fuga" ante las altas penas de prisión a las que se enfrentaban".

Pero al redactar la sentencia, decidió corregir el veredicto del jurado y absolver a ambas mujeres del delito de asesinato. A su juicio, el hecho de que arrendasen días anteriores al crimen un piso en San Feliu de Guixol (Girona) para refugiarse con los autores de los disparos no significaba que cooperasen en la ejecución del asesinato.

Así se cerró el primer capítulo judicial entre ambos clanes, que con la detención de los dos hermanos de Yolanda, presuntos autores del asesinato de su marido, continuará con una segunda parte, en la que volverán a ser protagonistas el odio, la venganza y las guerras de familia.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado