También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
SUCESOS RESIDUOS (Seguirá Ampliación)

Acabar a martillazos con la tele o el ordenador: más que un delito ambiental

Acabar a martillazos con un televisor o un ordenador no es forma de desprenderse de aparatos con sustancias peligrosas en sus tripas, que deben tratarse adecuadamente. No lo hacía así una empresa de Erandio (Vizcaya), cuya gestión irregular de estos residuos ha llevado al Seprona a investigar a 10 de sus responsables.

  • Agencia EFE

Acabar a martillazos con un televisor o un ordenador no es forma de desprenderse de aparatos con sustancias peligrosas en sus tripas, que deben tratarse adecuadamente. No lo hacía así una empresa de Erandio (Vizcaya), cuya gestión irregular de estos residuos ha llevado al Seprona a investigar a 10 de sus responsables.

Una operación denominada "Hondakina" de la que hoy ha dado cuenta la Dirección General de la Guardia Civil, llevada a cabo por los agentes del Seprona en colaboración con Europol y coordinada por la Fiscalía de Medio Ambiente.

Fuentes próximas al caso han señalado a Efe que se trata de la empresa Indumetal Recycling, que, constituida en 1984, se autodefine en Internet como "líderes en la gestión" de Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (los RAEEs) o chatarra electrónica.

Según las fuentes, esta empresa empezó a ser investigada en julio de 2015 tras las sospechas del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente y de la Comandancia de la Guardia Civil de Segovia de que podría estar haciendo una gestión irregular de RAEEs, sobre todo de los denominados "cabezones", que son los televisores y ordenadores de tubo, es decir, los que no tienen pantalla plana.

Calcula la Guardia Civil que cada año esta empresa podría gestionar 2.000 toneladas de estos residuos sin cumplir con los requisitos legales para ello, a pesar de estar autorizada para llevar a cabo esa gestión.

De hecho, sólo una pequeña parte de los aparatos que llegaban hasta allí -procedentes no solo de España, sino también en camiones desde Alemania, Francia, Portugal e Italia- eran descontaminados, como exige la normativa, mientras que la mayoría eran triturados.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado