También en directo
Ahora en vídeo

Economía

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

El Banco de España mejora las previsiones de crecimiento

Eleva tres décimas, al 2,7%, la estimación de crecimiento para este año por la menor incertidumbre catalana. El organismo advierte sobre las alegrías en el gasto y pide prudencia a los políticos para no poner en riesgo los objetivos de déficit público.

El Banco de España mejora las previsiones de crecimiento
 

El Banco de España ha revisado al alza las previsiones de crecimiento de la economía española para el periodo 2018-2020. El organismo apunta ahora que el PIB aumentará un 2,7% este año, un 2,3% en 2019 y un 2,1% en 2020. En comparación con las proyecciones anteriores son tres, dos y una décima más respectivamente. La institución que dirige Luis María Linde justifica la mejora en una evolución más favorable de los mercados de exportación y en la menor incertidumbre por la situación política en Cataluña.

La expansión del PIB continuaría sustentada en la demanda nacional, para la que, no obstante, se prevé una cierta desaceleración de sus distintos componentes en los próximos años. A su vez, la demanda exterior neta seguiría ejerciendo una contribución positiva, aunque ligeramente descendente. Por lo que se refiere al empleo, el Banco de España prevé una moderación de los elevados ritmos de crecimiento observados en el último trienio. El aumento sostenido de la ocupación, dice, permitirá descensos adicionales de la tasa de paro, hasta situarse en un nivel cercano al 11% a finales de 2020.

El organismo apunta varios riesgos internos y externos. Aquí señala que, aunque se ha percibido recientemente un cierto descenso de la incertidumbre en Cataluña, no se puede descartar un rebrote de las tensiones, que impactaría negativamente sobre la confianza y la actividad. Además señala algunos anuncios recientes, como la subida del sueldo de los funcionarios, que pueden llevar a una relajación de los esfuerzos de consolidación presupuestaria en el corto plazo. Esta hipotética relajación, asegura el Banco de España, generaría un tono de la política presupuestaria más expansivo que retrasaría la reducción del déficit público en términos estructurales y ralentizaría el proceso de disminución de la ratio de deuda pública, que resulta necesario para mitigar la vulnerabilidad de la economía y hacer frente a un nuevo escenario adverso.

En este sentido fuentes de la institución piden prudencia al Gobierno, y en general a los políticos para que no abran el grifo del gasto porque las cuentas siguen sin dar para muchas alegrías. Sobre las pensiones el Banco de España mantiene que las reformas actuales, las de 2011 y 2013, garantizan la sostenibilidad del sistema y que cualquier subida adicional al 0,25% debe conllevar bien un incremento de los ingresos, bien un recorte de los gastos. El organismo mantiene que la moderación salarial ha jugado un papel clave en la recuperación. El incremento de los sueldos, apunta, no deben ser general sino estar ligado a la situación de cada empresa y a la evolución de la productividad.

Los riesgos desde desde el punto de vista externo son varios. El Banco de España señala que persisten las posibles consecuencias del porceso de normalización de las políticas monetarias en las economías avanzadas (singularmente en Estados Unidos) sobre las condiciones financieras globales, como apunta el episodio de tensiones observado en los mercados financieros a principios de febrero, y una eventual intensificación en la aplicación de medidas proteccionistas por parte de algunas de las principales economías. Asimismo, subsisten algunos elementos de incertidumbre, como los relativos a la indefinición acerca del marco final de relaciones que adoptarán el Reino

Unido y la Unión Europea y a la formación de gobierno en Italia, tras las últimas elecciones del mes de marzo. En sentido contrario, el acuerdo de la nueva coalición de gobierno en Alemania sugiere la posibilidad de que la política fiscal adopte un tono más expansivo en ese país, con efectos positivos para el ritmo de expansión del producto del área del euro en su conjunto.

La próxima semana el Gobierno también mejorará previsiones. Lo hará cuando el martes apruebe el nuevo cuadromacroeconómico que acompañara a los Presupuestos Generales del Estado para 2018.

Lo más visto