También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CINE FRANCÉS (Entrevista)

Valerie Lemercier recupera su adolescencia en "Los 50 son los nuevos 30"

Madrid, 11 jun (EFE).- Valerie Lemercier, actriz ganadora de dos premios César (los Goya franceses), uno de ellos por el taquillazo mundial "Los visitantes", presenta en España su cuarta película como directora, "Los 50 son los nuevos 30", donde se ríe de la crisis de la mediana edad. "Siempre es momento para la comedia", afirma.,"Es un poco autobiográfica, de hecho, los de la película son los decorados de mi infancia y adolescencia y la música que suena es la mía; digamos que yo no tuve la típi

  • Agencia EFE

Valerie Lemercier, actriz ganadora de dos premios César (los Goya franceses), uno de ellos por el taquillazo mundial "Los visitantes", presenta en España su cuarta película como directora, "Los 50 son los nuevos 30", donde se ríe de la crisis de la mediana edad. "Siempre es momento para la comedia", afirma.

"Es un poco autobiográfica, de hecho, los de la película son los decorados de mi infancia y adolescencia y la música que suena es la mía; digamos que yo no tuve la típica crisis de adolescencia así que la estoy teniendo ahora", dice entre risas la actriz y directora en una entrevista con Efe.

"Los 50 son los nuevos 30" cuenta la historia de Marie-Francine, una investigadora química despedida a los 50 años que vuelve a vivir con sus padres porque su marido (Denis Podalydes) la dejó por una mujer más joven el mismo día que perdió el trabajo y se quedó con las hijas y la novia en el hogar familiar.

Aunque ella intenta que sus padres no la traten como a una niña de 14 años, su comportamiento cuando se enamora de un chef en una situación muy parecida a la suya, reconoce Lemercier, es totalmente adolescente.

"Siempre es momento de reírse de lo que ocurra", considera la actriz, protagonista de una treintena de comedias y un par de dramas -"sin ser pretenciosa, creo que puedo hacer lo dramático, aunque ni lo intento", apunta-, para asegurar que, para ella, "no hay nada mejor que reír, también lo creo en la vida: si un chico no es divertido, automáticamente me parece feo".

En esa línea entre sinceridad y guasa, la francesa asegura que "nunca tuvo que acostarse con nadie" para tener una carrera, y eso que a los 25 años estuvo cenando con Harvey Weinstein y "he de decir que entonces yo no estaba mal, pero ni siquiera me miró", ironiza de nuevo: "Seguro que tuve suerte".

Más en serio, afirma que jamás tuvo dificultades por ser mujer; "al contrario, cuando yo he propuesto dejar la realización a un hombre para quedarme solo con el guion o la actuación, el productor me pedía mi visión, aunque fuera más trabajo para mí. Pero sí -reitera-, es posible que yo tenga mucha suerte".

"Es posible que también suceda que vivo en un país donde no se plantea tanto eso; desde luego, me horrorizaría vivir en sitios donde no tuviera derecho a hacer nada, sería insoportable", añade la protagonista de "El pequeño Nicolás" (2009).

A Lemercier no le importa llevar al ridículo sus escenas por sacar una sonrisa: "Es que a mí me hacen gracia esas cosas", afirma la elegante actriz, vestida de traje pantalón negro con chaqueta verde a juego con sus ojos.

"Yo soy así, sigo siendo una niña un poco de 'caca-culo-pis', sigo riéndome con los chistes guarros; sé que también soy una adulta claro, pero ahí está la mezcla. Dentro de mi hay algo un poco infantil", un 'algo' que se enorgullece de haber dejado en la película.

Por ello, añade, temas duros como el paro a los cincuenta, las dificultades de encontrar vivienda en ciudades como París o Madrid o las diferencias de vida entre los ricos parisinos burgueses y los inmigrantes que viven y trabajan en París "están ahí, pero contados con humor".

"Es un poco una comedia social en torno al mundo que nos rodea y que dedico a esa generación que está desconectada, la mía. Hay mucha gente mucho mayor que yo que se maneja fenomenal por internet, compran cosas, envían e-mails, y nuestros hijos también lo hacen, mientras que los de mi generación perdieron el tren".

"Los viejos no trabajan, tienen tiempo de hacerse 'selfies'. Los auténticos desconectados somos los de cincuenta", considera Lemercier, nacida en 1964.

Lemercier es no solo la directora y la guionista de la cinta sino que encarna a la protagonista Marie Francine y a su hermana gemela, en un proyecto muy personal que ya roza el millón de espectadores en Francia y que llegará a las salas españolas el viernes 15 de junio.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado