También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
CORPUS GRANADA (Crónica)

Una Tarasca de inspiración alhambreña marca días grandes de Corpus de Granada

María Ruiz

  • Agencia EFE

María Ruiz

La Tarasca, el maniquí de mujer ataviado a la moda y subido a un dragón que marca el inicio de los días grandes del Corpus de Granada, ha lucido un vestido de corte romántico y de inspiración alhambreña repleto de reproducciones de la azulejería y atauriques del monumento, y con un mantón morado.

La diseñadora y arquitecta Viki Noguer se ha encargado este año de vestir a La Pública, ese complicado y ladeado maniquí encaramado a un dragón que este año ha lucido elegante y con influencias de la cultura árabe y cristiana, un vestido de cola en color azul celeste al que ha sumado un mantón.

El refranero popular dice eso de que "vas más fea que la Tarasca" y la tradición asegura que el vestido de este año marcará la tendencia del verano que está por llegar, aunque la autora del diseño ha defendido que va "elegante, porque Granada es una ciudad elegante", y guapa. Y flamenca. Y con guiños a la Semana Santa.

De color azul pastel con pigmento de aguamarina, la joven diseñadora encontró la inspiración en los baños árabes de la Alhambra, por lo que incorpora tanto en las magnas como en el faldón, bordados y piezas de porcelana con pajaritas y otras formas características de la azulejería y los atauriques de la Alhambra.

Con esa inspiración monumental, la Tarasca ha comenzado su particular desfile al mediodía y ha presumido por las calles del centro de Granada de mantón, "un complemento ideal" con el que la diseñadora ha querido dejar su firma y que hace es además un guiño al color de temporada, el morado, y a la pasión semanasantera.

La Tarasca, con su vestido largo elaborado con crep y gasa de seda, ha recibido en su caminar por el centro piropos y críticas impregnadas de la "malafollá" local, un primer tiento al público antes de volver a pisar mañana esta capital andaluza.

La Pública ha lucido este año un moño "que cualquiera podría llevar", un peinado de Mari Luz Ruiz Fernández que le ha sumado unas ondas marinas y le ha puesto unos reflejos para dar mayor vistosidad a unas peinetas de porcelana con forma de estrella y palomitas de cobre.

El maniquí, que han vestido diseñadores noveles y otros afamados como Roberto Verino, Adolfo Domínguez o Vittorio y Lucchino, ha vuelto a lucir como la 'top model' granadina y, quizá con algo menos de chiquillería que en otros años, se ha bailado unas cuantos éxitos de verano antes de su regreso a 'casa'.

Ha paseado como ya es tradicional al ritmo que marcan las charangas y escoltada por gigantes y cabezudos que recuerdan a los reyes moros y cristianos y otro popurrí de personajes históricos que, armados con vejigas de cerdo infladas de aire, golpean al público.

La imagen mitológica tomada de primitivas religiones simboliza el triunfo de la belleza sobre lo monstruoso, y pretende abanicarse de las críticas en las que caen cada año sus diseñadores en un intento infructuoso por salir airosos de las mofas.

El público ha acompañado el paso garboso de La Tarasca con aplausos, más de un pasodoble y algún que otro chillido con los golpes que regala el séquito de la maniquí y modelo de unas fiestas que encaran, ya sí, sus días grandes.

La procesión pagana de "La pública" de las fiestas, como también se la conoce, es una tradición originaria de la ciudad francesa de Tarascón que, como cada año, ha vuelto a concentrar al público que mañana podrá volver a verla procesionar tras el cortejo cívico-religioso del Corpus Christi.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado