También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
EDMUNDO DE ORY

Una biografía sobre Edmundo de Ory acerca al gran poeta de vanguardia

               

Carmen Sigüenza,Madrid, 26 jun (EFE).- "España es un poco injusta con los artistas y literatos que se fueron y que murieron fuera", considera José Manuel García Gil, biógrafo de Carlos Edmundo de Ory, uno de los más importantes poetas del siglo XX, un autor de culto, un raro, "que no ha tenido el reconocimiento que merece".,García Gil, quien rescató el pasado año cinco cuentos inéditos de Carlos Edmundo de Ory (Cádiz, 1923.Thézy-Glimont, Francia, 2010), publica ahora la biografía del creador del

  • Agencia EFE

Carmen Sigüenza

 "España es un poco injusta con los artistas y literatos que se fueron y que murieron fuera", considera José Manuel García Gil, biógrafo de Carlos Edmundo de Ory, uno de los más importantes poetas del siglo XX, un autor de culto, un raro, "que no ha tenido el reconocimiento que merece".

García Gil, quien rescató el pasado año cinco cuentos inéditos de Carlos Edmundo de Ory (Cádiz, 1923.Thézy-Glimont, Francia, 2010), publica ahora la biografía del creador del Postismo, "Prender con keroseno el pasado", publicada por la Fundación José Manuel Lara, y libro con el que el autor obtuvo el pasado abril el premio Antonio Domínguez Ortiz de Biografías.

Iconoclasta y rebelde, Ory se exilió por "asfixia política y social" en los años 50, primero a Perú y después a París, y esta podría ser una de las razones por las que en España no se le haya reconocido como se debe, algo que esta extensa biografía quiere contribuir a mitigar proporcionado un acercamiento a su vida, a su literatura y a sus cuentos, que son menos conocidos, dice García Gil.

"La poesía es un vómito de piedras preciosas", "La risa es el sexo del alma" o "El viento es Dios que pasa bailando". Estos son algunos de los "aerolitos", aforismos o palabras mágicas, que caracterizaron la gran obra del poeta gaditano Carlos Edmundo de Ory.

"Él era inclasificable y eso le ha convertido en un escritor de culto, también porque con esa idea de profesores y academia que tiende a clasificar todo, en las antologías se quedaba un poco al margen y fuera de la España gris de los años 40 y 50", argumenta García Gil.

"Si hay una palabra para definir a Ory es la palabra exclusión -precisa- y no es solo en la literatura de su época, sino también de su familia. Él nació en el seno de una familia muy católica, religiosa y políticamente abrazada al franquismo, aunque su padre fue un poeta modernista".

 El poeta gaditano publicó su primera colección de poemas "Versos de pronto" en 1945, año en el que participó en la creación del postismo, un derivado del surrealismo y el dadaísmo, una corriente que quería instalar la vanguardia en España y que fue prohibida porque no era cómoda con el poder y perseguía distanciarse de la poesía de corte social de los años 50.

Y de la mano de Eduardo Chicharro, con quien funda el postismo y la influencia cultural de su primera novia, Emilia Palomo, comienza en Madrid su primera exclusión del canon, su colocarse en la otra orilla, fuera del centro con sus aerolitos, en la línea de las greguerías ramonianas y los aforismos.

Todo ello y más se encierra en esta biografía muy documentada, alimentada por las cartas y los textos del archivo de la Fundación Carlos Edmundo de Ory, en Cádiz, que conserva 3.000 cartas y textos.

"Ory organizó cualquier proyecto que se pudiera hacer -explica-. Era muy minucioso y meticuloso. Recopiló todo desde que tenía 18 años y para mi biografía han sido fundamentales las cartas, y no solo guardaba las que recibía sino que hacía copia de las que guardaba, además del enorme valor de su diario".

Y, según García Gil, para "evidenciar el desajuste entre la calidad de su obra y la poca atención que ha recibido de los circuitos dominantes de la cultura solo hay que citar la gente que le admiraba y con las que se escribió, entre otros Cirlot, Gimferrer, Felis Grande, Caballero Bonald, Guillermo Carnero y Luis Eduardo Aute, que musicó muchas de sus letras".

Además de Francisco Nieva, también postista, y Gloria Fuertes, su gran amiga, que sin ser del todo postista participaba en las lecturas del grupo y en sus locuras, comenta el biógrafo.

El título de la biografía "Prender con keroseno el pasado" está sacado de uno de los aerolitos de este poeta muy humano y emotivo, cuya vida transmutó en su obra, según García Gil, y en títulos como "El desenterrador de vivos". 

Lo más visto