También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
TITIRIMUNDI 2018 (Entrevista)

Títeres invaden Segovia desde mañana para demostrar que la magia existe

Claudia Carrascal,Segovia, 9 may (EFE).- Coloridas banderas y un carrusel que invita a viajar a través de la imaginación anuncian la llegada de Titirimundi, el festival de la marioneta que se prepara para invadir a partir de mañana todos los rincones de Segovia y demostrar que la magia existe y está en la calle.,El Festival Internacional de Títeres de Segovia vivirá su XXXII edición sin su creador, Julio Michel, quien falleció en junio de 2017, pero su objetivo es mantener un legado que a través

  • Agencia EFE

Claudia Carrascal

Coloridas banderas y un carrusel que invita a viajar a través de la imaginación anuncian la llegada de Titirimundi, el festival de la marioneta que se prepara para invadir a partir de mañana todos los rincones de Segovia y demostrar que la magia existe y está en la calle.

El Festival Internacional de Títeres de Segovia vivirá su XXXII edición sin su creador, Julio Michel, quien falleció en junio de 2017, pero su objetivo es mantener un legado que a través de hilos, trapos y sombras logra transformar cada año la vida de Segovia.

Más de 90 titiriteros y 383 espectáculos en calles, patios, plazas y teatros serán los encargados de demostrar que Titirimundi "sigue vivo" y que "conserva su esencia", asegura la directora del festival, Marián Palma, en una entrevista con EFE.

La calle es el escenario por excelencia de las marionetas y ésta será una de las principales reivindicaciones de la edición, ya que tal y como indica Palma, "los títeres nacieron en las calles y tienen que seguir siendo un arte callejero y accesible para todos".

Cuando Titirimundi desembarcó en Segovia en 1985 la gente miraba tímidamente los espectáculos, los disfrutaban unos minutos y seguían su camino, los veían como una forma de amenizar el trayecto más que como un espectáculo teatral, recuerda su directora.

Con los años el concepto fue cambiado y ciudadanos y visitantes entendieron que un festival de estas características es el vehículo idóneo para acercar el arte a niños y mayores de cualquier clase social.

Además, descubrieron que "la magia de los títeres reside en su capacidad de expresar, de contar historias y de hacer que la gente se emocione, ría o reflexione", comenta.

La crítica social, política, económica o religiosa es otro de los aspectos fuertemente arraigados a estos objetos que cobran vida, una característica que, según Palma, "no puede perderse, ni censurarse" porque es una parte fundamental de su esencia.

"Ni el público, ni el manipulador están en escena, por lo que es una forma efectiva y distendida de trasladar cualquier tipo de crítica a la sociedad", explica Palma.

Vanguardia y tradición se fusionan en este acontecimiento cultural, adaptándose a las nuevas generaciones y a los avances tecnológicos, por eso, las clásicas marionetas de hilo y guante compartirán escena con el teatro de objetos o los sofisticados montajes de luz, color y sonido hasta el próximo 15 de mayo.

Julio Michel trazó las líneas maestras de un festival que con el tiempo no solo se ha convertido en un referente nacional, sino que es evento "reconocido" y "valorado" internacionalmente, destaca su directora, quien insiste en la importancia de seguir las pautas de "exigencia" y "calidad" que marcó su impulsor.

Entre las novedades de esta edición, destaca el estreno en castellano de 'Fábulas', de Tàbola Rassa, una representación sobre los excesos y la violencia "absurda" que el ser humano ejerce sobre la naturaleza y que cumple con otras de las misiones clave de los títeres, concienciar y enseñar.

Además, por primera vez desde que este festival comenzó a ver cómo se reducía su presupuesto traerá cuatro espectáculos de gran formato, tres de ellos en el teatro Juan Bravo.

El cuarto tendrá lugar en la plaza de toros, donde Circo Rasposo, una de las mejores compañías de circo contemporáneo del mundo realizará varios pases de 'La dévorée', una actuación sobre las pasiones en la que acrobacias y equilibrios son protagonistas.

El presupuesto sigue siendo la principal "lacra" a la que se enfrenta Titirimundi, que en la actualidad cuenta con una partida de unos 262.000 euros, casi el 50 por ciento de lo que llegó a obtener hace diez años, cuando la cifra superaba los 460.000 euros.

Antes de analizar su futuro y de buscar nuevas vías para su supervivencia este festival de títeres tiene por delante cinco jornadas con 63 representaciones diarias a cargo de 33 compañías de 14 países, todo ello para insistir en que ya es parte de la vida de Segovia y que con Titirimundi "todo es posible".

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado