También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
LITERATURA MÉXICO

La mexicana Vieitez se estrena en la novela dando voz a la mujer con "Helena"

Dos baúles "vintage", que sus respectivos dueños creen únicos, y un equívoco en un aeropuerto tejen el inicio de la primera novela de la mexicana Paulina Vieitez, "Helena", "una radiografía social" a través de los ojos de una mujer de mediana edad que se revela para ser dueña de su vida.

  • Agencia EFE

Dos baúles "vintage", que sus respectivos dueños creen únicos, y un equívoco en un aeropuerto tejen el inicio de la primera novela de la mexicana Paulina Vieitez, "Helena", "una radiografía social" a través de los ojos de una mujer de mediana edad que se revela para ser dueña de su vida.

"Helena" (Suma) va más allá de lo que puede parecer el inicio de una historia de amor entre Helena, una mexicana llegada a España para completar su doctorado en Arte, y Marc, un misterioso arqueólogo, que ha compartido avión con ella hasta Nueva York, donde cada uno se lleva, como propio, el baúl del otro.

"Es una historia de amor, puede ser", indicó Vieitez a Efe, pero "más que entre ellos, de cada uno consigo mismo. Cuando uno descubre que tiene que reinventar posibilidades en una vida que, a lo mejor, ya era tan previsible que se volvía un poco vacua".

La protagonista de la novela, Helena, decide a sus 45 años abandonar la acomodada, pero poco satisfactoria, vida que le proporciona su marido, quien la considera un trofeo, y con el apoyo de sus hijos adolescentes decide pasar una larga sola estancia en Madrid estudiando.

Vieitez ha querido hacer "una especie de ficción social que retratara nuestra sociedad" a partir de una mujer que se cuestiona qué ha pasado en su vida, hasta qué punto ha sido libre para tomar decisiones o si se ha dejado llevar por "las exigencias sociales", para después "dirigir su camino hacia algo satisfactorio para ella".

El intercambio de baúles lleva a los personajes a una relación epistolar, que en el siglo XXI se plasma en correos electrónicos, para intentar solucionar el entuerto, lo que crea entre ellos una intimidad, por saberse cada uno depositario de los secretos del otro, que se ocultan en sus equipajes.

Baúles como metáfora no solo de que lo importante ocupa poco espacio, sino de que su contenido sirve para revelar al lector el pasado de los personajes, "las historias que duelen".

Una historia eminentemente femenina, pero no solo, de ahí el peso del personaje de Marc, que también tiene "sus duelos, inquietudes y búsquedas", o el de Lucio, el esposo de Helena.

Y es que a la también comunicóloga especializada en periodismo le interesa mucho la mirada masculina. "Si como mujeres estamos alzando la voz y no escuchamos a los hombres, también nos estamos distanciando de la idea de ser humano como tal", reflexiona.

Una novela escrita antes de la aparición de movimientos como Me too o Time's up de reivindicación de la mujer, aunque Vieitez explica que ya entonces conocía cada vez más historias de "rupturas y frustraciones" que lo que esconden es "una violencia que no es manifiesta", de relaciones donde "uno dónde está perdiendo su libertad", que es lo que quiso retratar en su libro.

Un relato que, según su autora, "no es meramente literatura femenina, sino que está lleno de subtextos y de otros planos".

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado