También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
KISS CONCIERTO (Previsión)

Kiss desata su espectáculo total en la última noche del Rock Fest Barcelona

Augusto Magaña

  • Agencia EFE

Augusto Magaña

Tras más de 45 años de trayectoria, Kiss continúa demostrando por qué es la banda de 'hard rock' más exitosa de todos los tiempos y así lo ha dejado claro esta noche en el Rock Fest de Barcelona, donde ha desatado toda la contundencia de su espectáculo por más de 2 horas.

La agrupación formada en Estados Unidos a principios de 1973 por el bajista Gene Simmons y el cantante Paul Stanley ha complacido a sus seguidores más fieles con un repertorio en el que han dejado caer ,desde el primer momento y hasta el final, grandes éxitos, como "I Love it Loud", "Deuce" y "Shout it out Loud".

Acompañados por sus ya usuales compañeros, Eric Singer (batería) y Tommy Thayer (guitarra), los fundadores de la banda han bajado al escenario desde una plataforma aérea y con la inconfundible voz de Simmons que anunciaba al público que "si querían lo mejor, ahora tienen lo mejor, la banda más sexy del mundo: Kiss".

Más allá de la música (que en un primer momento no ha sonado tan fuerte como se esperaba), la pirotecnia, los cañones de fuego, los juegos de luces y las proyecciones audiovisuales han mantenido durante todo el concierto la potencia que ha caracterizado a sus directos desde que saltaron a la fama a mediados de los setenta.

Con 66 años sobre sus espaldas, Stanley, el 'frontman' de la banda, se ha esforzado a lo largo de todo el espectáculo por mantener la fuerza y el registro agudo de su voz, pero ha habido momentos, como cuando ha cantado "I was made for loving you", en el que se ha notado que ya no es el mismo de antes.

Aun así, Stanley -que en 2011 tuvo que operarse de sus cuerdas vocales- se entregó de lleno a la función, cantó a capela el inicio de "Love gun" y en diversas ocasiones animó al público con gritos agudos, retándoles a ser más bulliciosos e incluso pidiéndoles que demostraran que "Barcelona es la ciudad número uno del rock".

Quien se ha visto en un mejor estado de forma ha sido Simmons (Israel, 1949), que ha encendido el espectáculo con sus diversas extravagancias, como escupir fuego con una antorcha en forma de espada o vomitar sangre falsa y elevarse por los aires hasta una plataforma flotante en el solo de bajo de "God of Thunder".

El concierto ha tomado fuerza a medida que ha ido avanzando, sobre todo a partir de la canción "Shock me", en la que Thayer ha cantado y ha tocado un solo de guitarra, que ha terminado con petardos saliendo en hasta tres ocasiones desde la cabeza de su instrumento.

En un momento de la noche, Stanley ha preguntado al público si querían que fuera hasta donde estaban ellos y acto seguido se ha montado en una tirolina que lo ha llevado hasta una plataforma en el medio del recinto, donde se encontraba el control de sonido y desde donde ha tocado y cantado "Psycho Circus".

El vocalista ha vuelto al escenario justo en el momento de cantar su himno más internacional: "Rock and Roll All Nite", que ha generado una explosión de confeti blanco y ha puesto a cantar a toda la 'Kiss Army', como se autodenominan sus seguidores, muchos de los cuales habían acudido con los rostros pintados como sus ídolos.

Con esta actuación, Kiss ha cerrado la última jornada del Rock Fest, un festival que llega a su quinta edición en el parque Can Zam de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona) y por el que este fin de semana han desfilado grandes referentes del 'heavy metal', como Judas Priest, Ozzy Osbourne y Scorpions.

Este ha sido el primer concierto de la gira española de Kiss, que continuará este domingo en Madrid, el 12 de julio en Córdoba y el 14 de julio en el Resurrection Fest de Viveiro (Lugo), que serán -junto a su actuación en Lisboa (Portugal) el 10 de julio- los únicos espectáculos que harán fuera de EE.UU. en este 2018.

Lo más visto