También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
FOTOGRAFÍA HISTÓRICA (Entrevista)

Jordi Bru, "pintor" de batallas históricas con su cámara fotográfica

Concha Barrigós.,Madrid, 8 ago (EFE).- Jordi Bru era fotorreportero hasta que en 2013 fue a una recreación de la Guerra de la Independencia. Se puso a hacer fotos y a "jugar" con el photoshop y ahora es de los pocos que se dedican a revivir guerras con su cámara; "es mucho trabajo pero muy gratificante", asegura en una entrevista con EFE.,Lo último que ha fotografiado, la última semana de julio, fue una recreación en Fayón (Zaragoza) de la Batalla del Ebro en la que él "hizo" por la mañana de re

  • Agencia EFE

Concha Barrigós.

Jordi Bru era fotorreportero hasta que en 2013 fue a una recreación de la Guerra de la Independencia. Se puso a hacer fotos y a "jugar" con el photoshop y ahora es de los pocos que se dedican a revivir guerras con su cámara; "es mucho trabajo pero muy gratificante", asegura en una entrevista con EFE.

Lo último que ha fotografiado, la última semana de julio, fue una recreación en Fayón (Zaragoza) de la Batalla del Ebro en la que él "hizo" por la mañana de republicano y por la tarde de requeté navarro, un homenaje a su abuelo coincidiendo con el 80 aniversario de esa contienda.

"Mi abuelo, Salvador Moreno Costa, murió en la Batalla del Ebro, pero no sabemos dónde ni cuándo", explica este pamplonés, al que hizo "mucha ilusión" pensar que "lo mismo" ese día caminó por los mismos sitios que su familiar: "sentí algo especial. Es muy fuerte cómo acabó España, peleándose como perros. Si él lo viera...".

A esa recreación acudió gente de Cataluña, Aragón, Andalucía y Polonia y un grupo de chavales que se vistieron de requetés navarros, "que se sabían enteras canciones en euskera y castellano", rememora Jordi Bru (Pamplona, 1967), que vive desde hace diez años en Barcelona.

Ha sido la primera vez en los seis años que lleva de "recreaciones" que "ha hecho" Guerra Civil, una participación, por lo que se refiere a los trajes, "más o menos fácil".

Otra cosa son las guerras carlistas (1833-1976), napoleónicas (1799-1815) o las de los tercios españoles (1534-1704), en las que hay que hacer ex profeso los uniformes.

"Tengo uno propio de un fotógrafo americano de la II Guerra Mundial y uno de los tercios españoles, que me regaló un policía de Chicago que viene todos los años, un enamorado de la historia de España al que he sacado en un par de composiciones y que, como agradecimiento, encargó uno para mí al mejor sastre del mundo, un italiano que los hace a mano", detalla.

Si quieres participar en una recreación de una batalla del XVI, asegura, "te tienes que gastar una pasta, más de mil euros".

Cada "batalla" cuenta con un director y todo está planificado al milímetro. "Se le explica a cada uno qué tiene que hacer, dónde y cuándo", una actividad que suele durar una hora en el caso de las más modernas y hasta tres horas en la de tercios porque hay "2.000 personas 'pegándose'".

El objetivo no son solo las batallas, precisa, porque en los "campamentos" se enseña a los participantes cómo vivían los soldados. "En Jaca este año había un sacamuelas, un alfarero y un maestro de esgrima", comenta.

Bru, que "ha estado" en la Gran Guerra del Norte de Rusia o en la de Secesión de Almansa, camufla la cámara entre la ropa o si es "algo del siglo XX" la mete en una carcasa que imita las antiguas.

Este "recreador histórico" empezó profesionalmente en Madrid como fotorreportero y en 2001 se volvió a Pamplona donde trabajó para revistas de arquitectura y cultura y para editoriales del País Vasco y Francia.

Cuando en 2013 empezó con sus recreaciones, sus referentes fueron, entre otros, los cuadros de Augusto Ferrer-Dalmau, conocido como "el pintor de batallas"; "cuando lo vi, pensé 'a ver si soy capaz de hacer esto en foto'", revela.

Todo "esto" le da para vivir "y bien": "Una revista francesa me paga lo mismo por una foto para la portada que a mis compañeros de Barcelona por un reportaje completo para un dominical".

"Empecé poco a poco pero rápido me di cuenta de que tenía que ir muy preparado y solo a partir de ahí, improvisar. Me documento mucho con historiadores, con arquitectos... Es un trabajo profundo".

En las recreaciones se encuentra con muchos fotógrafos, pero no son profesionales y, en cualquier caso, no hacen lo que él: "dedico muchas horas al fotomontaje, y son más de 200 capas de photoshop. El cien por cien está fotografiado por mí y luego tengo que cambiar los cielos, los suelos, los charcos...".

A raíz de esos trabajos le surgió uno de los encargos de los que más orgulloso está, el libro "Guardia Civil" (Galobart), la historia de la Benemérita en fotografía que, a su vez, le ha ido poniendo en contacto con los distintos cuerpos.

"Estoy ahora con el TEDAX -especialistas en desactivación de explosivos-, con el GAR (Grupo de Acción Rural) y el Servicio Marítimo", enumera sobre sus nuevos "clientes".

También está trabajando para el Ejército, en concreto para el Regimiento de Infantería "Galicia" 64 de Cazadores de Montaña, de Jaca, uno de los más antiguos en servicio del mundo.

Bru, que no se apellida así sino Moreno porque cuando se trasladó a Barcelona a trabajar le "tradujeron" el nombre al catalán y así se ha quedado, está preparando un viaje con ellos al Líbano, donde irán con Naciones Unidas, después de haber estado con ellos de maniobra en el Pirineo.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado