También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
UIMP CULTURA

Fernando Marías: Solo me interesan los proyectos que pueden fracasar

A Fernando Marías, que hace ocho años escribió la primera novela transmedia española y esta noche subirá de nuevo a un escenario, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), solo le interesan los proyectos "que pueden fracasar", los que tienen riesgos, dice, y abren caminos nuevos.

  • Agencia EFE

A Fernando Marías, que hace ocho años escribió la primera novela transmedia española y esta noche subirá de nuevo a un escenario, en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), solo le interesan los proyectos "que pueden fracasar", los que tienen riesgos, dice, y abren caminos nuevos.

Marías confiesa también que ahora se ve incapaz de escribir "una novela canónica tradicional", después de que su última historia, "La isla del padre" (2015), le hiciera descubrir que "no hay nada más maravilloso que reventar las reglas".

Así lo ha afirmado en un encuentro con periodistas en la UIMP, donde participará en el ciclo "Noches de Teatro" interpretando un monólogo basado en otro de sus libros, "Esta noche moriré", que propone al espectador un juego entre la realidad y la ficción.

El monólogo, ha explicado, es "la biografía" de ese libro, una novela de 1992 en la que cuenta una historia criminal con "raíces en la realidad" que no sospechaba que existieran cuando lo escribió.

Fernando Marías (Bilbao 1958) ha dejado claro que no es un actor, sino un escritor que cuenta una historia sobre un escenario, el relato de las consecuencias de escribir una novela sobre una organización que le ha "amenazado de muerte".

En la representación en Santander introducirá además elementos nuevos que cree necesario incorporar a su monólogo y que enlazan, ha apuntado, con la historia de la corporación que le persigue: la aparición de un guión perdido de Stanley Kubrick basado en una novela de Stefan Zweig y el hallazgo, en una panera, de la primera maqueta de David Bowie.

Después de muchos años escribiendo novelas, Marías empezó a publicar los libros de otros y además se metió de lleno en la aventura de poner en marcha una compañía teatral, Hijos de Mary Shelley, bajo la dirección de Vanessa Monfort.

Son los antecedentes de este monólogo, para el que considera que es el mejor intérprete posible porque si lo hiciera "el mejor actor del mundo" el público "no se le creería".

En su "corta y apasionada" experiencia sobre las tablas ha sido testigo de las diferentes reacciones del público en la penumbra de la sala. Y lo que más le "fascina", dice, es que según sea su respuesta, la historia tiene que ir por un lugar o por otro.

Marías recuerda que cuando tenía quince años y leía los libros que le arrastraron a hacerse escritor pensaba que "iban a estar ahí para toda la vida", pero ahora se encuentra con que "lo que parecía tan solido no es tan sólido y pasa a ser ocupado por otras formas", en un mundo que se transforma.

A su juicio, las nuevas tecnologías "deben ser consideradas por los creadores". Le interesa indagar en ellas porque puede encontrar cosas nuevas, "la moneda última" del proceso creativo, que es la diversión y la excitación.

Busca proyectos de riesgo y se sube a un escenario porque tiene que darle salida a "esa cantidad de inquietud" que lleva dentro.

Por eso lanzó en 2010 "El silencio se mueve", la primera novela transmedia de España, que entonces fue "rompedora" pero que cree que ocho años después "se ha quedado obsoleta".

Lo que ha quedado de la novela es la invención de un personaje, Joaquín Pertierra, un dibujante de los setenta, supuesto autor del cómic que incluía el libro.

El cómplice en ese otro juego entre realidad y ficción es Javier Olivares pero Pertierra vive: ha llegado a aparecer en alguna enciclopedia de ilustradores e incluso en la lista de los mejores dibujantes de su época.

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado