También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Cosas de Radio Patio: "¿Relajarse en vacaciones?"

¿Qué le habrá pasado esta semana a nuestra compañera Cinta Molina? Cosas de radio patio: las experiencias de una madre que trabaja en la radio los fines de semana

Vacaciones de Cinta

Este verano buscábamos tranquilidad, menos turismo, más relajación. Esta era la idea inicial. El lugar elegido era perfecto: familiar, sin bullicios ni aglomeraciones de ningún tipo. La playa a menos de 100 metros, 120 pasos contados por mis pequeños. Y de camino... la piscina.  ¡Ideal!, parada obligada al volver rebozaditos de arena y sal. Buenas vistas, buena terraza, y el Mundial de Fútbol en juego. Y claro, equipaciones en la maleta, balones de fútbol y unas canchas justo al lado para practicar alguna tarde. Todo perfecto, la familia feliz.

Y una tarde de domingo, a la hora de la siesta, con las caras pintadas de nuestros colores favoritos, nuestro escudo en el corazón y la ilusión con vistas al mar: vimos, sentimos y sufrimos. España quedaba eliminada del Mundial de Rusia.

Antes del descanso la yaya se había ido a leer, el pequeño a practicar con un balón alguna jugada, las chicas hicieron musicalis y los demás, con nuestros nervios, cada uno lo que podía. El chat de amigas radiofónicas echaba humo. Yo necesitaba la opinión de mi medio hermana, así que comentábamos casi cada jugada. Agotador. El próximo partido deberíamos verlo juntas por videollamada porque los dedos iban a una velocidad...

Y cuando llegó lo peor, volvieron a aparecer aquellos que podrían entonces alegrarnos, la vista por lo menos. ya se sabe algún francés, jugadores de otras selecciones...y fotos, muchas fotos en el chat de “chicos guapos”.

Cada uno se consuela como puede. Los chicos mayores de mi casa se fueron a dormir la siesta, sí, a las 7 de la tarde, los pequeños a la piscina y ahí nos quedamos, con cara de mustios, mirando al mar.

Con nuestra decepción, al día siguiente nos importaba un poco menos el Mundial y más el mar. Y compramos una colchoneta gigante, y con la cámara acuática nos dedicamos a grabarnos debajo del agua y descubrimos un mini parque de aventuras muy cerquita. Y había niños en las canchas para jugar, y zumba en la playa por la tarde, y mercadillo medieval. Y tuvimos que organizarnos. Hacer un planning de actividades para todos los gustos y edades.

Mi miniyo, se ha leído 2 libros en 5 días, mañana vamos de compras a una librería que encontramos cerca. Cada uno ha encontrado su momento perfecto del día, hay planes para todas las edades y momentos especiales para todos. Los pequeños suelen salir ganando, pero los mayores nos hacemos pequeños con ellos al verles disfrutar.

El chiringuito, en los primeros puestos del ranking de “lo mejor del día”. Y las vistas, y la brisa del mar, y cuando estás solo, pero solo, en la piscina, sin nadie ni fuera ni dentro. Y la siesta. Ahora la pregunta en la cena suele ser “¿qué vamos a hacer mañana, mamá?” Uff, pues relajarnos y vaguear suele ser mi respuesta pero... no sé, porque algo chulísimo aparecerá en nuestro camino, seguro.

Mientras estemos todos buenos y siga funcionando el chat de amigas a este ritmo, no se puede aburrir nadie. En mi casa, no da tiempo. Se les ve felices y hablan mucho cuando están contentos. Y eso es lo mejor de estas tranquilísimas vacaciones.

Lo más visto

  • La Estructura no se ha encontrado