También en directo
Ahora en vídeo

Archivo Bumerán

  • cmp-last-audios-header:lista con un numero insuficiente de elementos
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
ARCHIVO BUMERÁN

Pactos con radicales: la experiencia del tripartido

¿Qué experiencia tienen los socialistas de pactos con partidos radicales o independentistas?

 

El caso más conocido fue cuando el PSC pactó con los eco-comunistas de ICV y con los independentistas de Esquerra Republicana (ERC), entonces liderados por Josep LLuis Carod Rovira, para tomar el poder en Catalunya en 2003 con un tripartido, poniendo fin a 23 años de gobierno convergente y dar la presidencia a Pasqual Maragall.

La cosa empezó mal porque apenas unos meses después constituirse se descubría que el líder de Esquerra había asistido en Perpignan a reuniones con la cúpula asesina de ETA sin informar a sus socios de aquellas gestiones.

Esa legislatura también fue la del Estatut. La lealtad de Esquerra hacia el Gobierno de Maragall y fue más que discutible. El PSC había intentado un estatut constitucional que pudiera respaldar Zapatero.

Pero Esquerra con el apoyo de Maragall logró un Estatuto mucho más radical que el previsto inicialmente en que se definía a Catalunya como nación y no se mencionaba la palabra España.

El PSC tuvo que negociar con el PSOE y otras fuerzas para que el Congreso nacional lo respaldara. Y así fue después de que entre otras cosas, la definición de Catalunya como 'nación' estuviera en el preámbulo y no en el articulado, fórmula mediante el Congreso ratificó el Estatut.

Sorprendentemente Esquerra, consideró que aquel Estatut ya no era el suyo y, en el referéndum hizo campaña a favor del 'No' en coincidencia con el Partido Popular.

En la siguiente legislatura y a pesar de haberlo negado en campaña el tripartido se reeditó, ahora presididos por José Montilla. Pero en 2010 salía la sentencia del Constitucional sobre el Estatut que ratificaba la mayor parte del texto, y apenas cambiaba unos artículos minúsculos. Esquerra, que había hecho campaña contra el Estatut ahora se presentó como valedor del Estatut y junto al resto de partidos independentistas presentó la sentencia como un agravio del Estado a todo el pueblo catalán.

El tripartido supuso un varapalo electoral para todos: ERC se hundió en los siguientes comicios y toda su ejecutiva tuvo que dimitir (Carod Rovira se dio de baja del partido). Las siglas de ICV ya ni tan siquiera existen y lo que quedaba ha sido devorado por En Comú Podemos. Y en lo referido al PSC que hasta ese momento había sido la primera fuerza en Catalunya, hoy es la cuarta tras Junts per Catalunya, Ciudadanos y la nueva ERC de Junqueras.

Indudablemente pactos como el tripartido causan secuelas a todos los que formaron parte de ella. ¿Se repitirá con la actual mayoría parlamentaria multipartidista que sostiene a Pedro Sánchez?

Lo más visto

  • Letf1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado