También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
PSICOLOGÍA ANSIEDAD (Entrevista)

Rafael Santandreu: Hay método, casi matemático, para superar ataques ansiedad

Irene Dalmases

  • Agencia EFE

Irene Dalmases

El psicólogo Rafael Santandreu explica que son sus pacientes quienes le piden nuevos "manuales de autoterapia", y por ello regresa ahora a las librerías con "Nada es tan terrible", donde asegura que incluye un método, "prácticamente matemático, para superar los ataques de ansiedad".

En una entrevista con Efe, Santandreu deja claro que "nadie cambia por leer un libro" y que las transformaciones de "uno mismo requieren práctica y esfuerzo", pero sí cree que se puede "aprender" a "superar los trastornos de ataques de pánico y ansiedad, que afectan a casi el 10 por ciento de la población, y que pueden llegar a ser muy invalidantes".

En este punto, rememora que conoció a un paciente que llevaba una veintena de años sin "apenas salir de casa por culpa de este problema, por un descontrol de la ansiedad, que, en ocasiones, lleva a los afectados a decir que preferirían estar muertos a seguir de esta manera".

Con el tiempo y siguiendo "bien este método, este hombre mejoró, igual que muchas otras personas que lo han seguido".

Se trata de una cura "en cuatro pasos" ante un "temor neurótico": afrontar, aceptar, flotar (en el sentido de hacer algo como trabajar o hacer deporte con la mínima tensión posible) y dejar pasar el tiempo", llegando a la conclusión de que "la recuperación procede de descubrir repetidamente que los síntomas carecen de importancia".

Por otra parte, a juicio de Santandreu, con consultas en Barcelona y Madrid, "hay que tener otra relación con el sufrimiento" y agrega que en las sociedades occidentales "tenemos demasiada aversión al sufrimiento, lo que desde un punto de vista lógico es un error, porque es algo inevitable en la vida, y porque puede llegar a ser bueno".

Para este psicólogo, "si no nos abrimos al sufrimiento, lo amplificamos y eso se vuelve en nuestra contra".

Aprovechar su "potencial benéfico tiene ventajas: "Te abre a los demás. El culmen de la apertura y de la comunión y colaboración entre los seres humanos está allí, donde está el mayor sufrimiento".

"Cuando una persona -prosigue- sufre una grave enfermedad o está destrozado después de un divorcio o por un problema con un hijo, las conversaciones con otras personas, desprovistas de caretas, llevan al culmen de la cooperación humana y eso es superhermoso".

Rafael Santandreu defiende, asimismo, que "otra ventaja que tiene pasar por una situación de sufrimiento es que ajusta el sistema de valores de cada uno de nosotros, nos lleva a tomarnos la vida de otra manera, de no preocuparnos por chorradas, y aporta un reajuste radical al sistema de valores".

En sus argumentaciones, agrega que "abrirse al sufrimiento libera, si se encara bien, con los ojos abiertos, sin temor, extrayendo lo bueno que tiene, las personas se liberan de esclavitudes como la de la comodidad".

Considera que es como "superar una adicción, se vive una liberación maravillosa, se experimenta un hecho muy hermoso, uno ve que ha vencido sobre lo que le esclavizaba".

Rafael Santandreu sostiene que "la mente tiene un funcionamiento que no se sale de un guion, siempre el mismo, como un fenómeno de ebullición, es decir, tu pones agua a alta temperatura, y siempre acaba hirviendo, es un hecho".

Las "leyes sobre cómo generamos ansiedad, depresión son también algo parecido, son unos fenómenos mentales que tienen una determinada manera de fluir y es siempre la misma, por tanto, si tienes el método correcto para detectarlos, es prácticamente imposible que no consigas superarlos".

Por otra parte, el escritor remarca que "hay que enseñar a aprender disfrutando; por eso el sistema educativo es un fracaso y siempre lo será hasta que no sea completamente voluntario".

Preguntado por nuevos proyectos, avanza que está en plena escritura de un nuevo libro, que será "más clínico" y tratará sobre tres cuestiones que hace años le han ocupado muchas horas, como "los ataques de ansiedad, las adicciones y las obsesiones, que afectan a mucha más gente de la que parece, y que están todas muy directamente relacionadas".

Lo más visto