También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Álvaro Merino: "Un equipo de élite funciona si tiene hambre, humildad y empatía"

A una semana de la derrota de España en Rusia, Álvaro Merino -experto en liderazgo y gestión de equipos de alto rendimiento- nos descubre las claves para que un equipo de élite funcione.

Selección española en el partido que perdió

Se cumple una semana de la derrota de España en el Mundial de Rusia. Preparar a un equipo para una competición que dura seis semanas no es un trabajo fácil. No se trata solo de estar en un buen nivel físico. Es obligatorio, además, no descuidar el poder de la mente y el estado de ánimo de cada uno de los jugadores. 

Álvaro Merino, experto en liderazgo y gestión de equipos de alto rendimiento, confiesa que "el deporte de élite no es saludable". Asegura que "hay que digerir y metabolizar la derrota" y cree que la marcha de Lopetegui influyó muchísimo en el vestuario. ¿Debía Koke tirar el penalti? ¿Cómo consiguen los jugadores mantener la calma en momentos de mucha presión? ... 

¿Cómo se trabaja con un equipo de alto rendimiento cuándo se enfrenta a un Mundial?

Respuesta: En un Mundial el trabajo se concentra en seis semanas no se hace lo mismo que cuando tienes toda una temporada por delante. Aquí los partidos son momentos puntuales. Entre partido y partido hay una semana de convivencia, de gestión de expectativas y de incertidumbre. En un Mundial los equipos suelen tener un nivel muy similar y el factor diferencial está en cómo se manejan los estados de ánimo de la gente. Hay que darse cuenta también de que hay 23 jugadores y más de la mitad de ellos no van a poder ejercer su profesión. Esta variable es muy importante. 

Pregunta: 23 jugadores, como dices, cada uno con sus filias y fobias. ¿Qué hay que trabajar sí o sí con cada uno de ellos? ¿Qué es lo que no debe faltar en el entrenamiento de un equipo de alto rendimiento?

Para mi hay tres pilares a los que hay que prestar suficiente atención:

Uno es el hambre. Hay que entender que un trozo de pan no significa los mismo antes de comer que después. Esto quiere decir que hay que mantener la sana ambición, la mejora... es lo contrario a la complacencia. Ningún jugador de ningún equipo va al Mundial a perder. Desde fuera es fácil decir "es que no querían, parecía que iban andando..." y esto no es así. Nadie va a Mundial a perder pero hay equipos que tienen más hambre que otros.

La humildad es clave también. Puedes ser el mejor deportista del mundo pero sin tu equipo no vas a conseguir nada. Sin embargo, el equipo -sin ese gran deportista- tiene más posibilidades de conseguir algo grande . Portugal y Argentina, por ejemplo, se han ido del Mundial teniendo a los dos mejores jugadores del mundo. La arrogancia no puede hacerte desconectar de tu trabajo y es muy fácil que esto ocurra.

Es vital también desarrollar la empatía. Debe haber una profunda generosidad con el equipo. Los entrenadores, a su vez, tienen que conectar emocionalmente con el deportista. Estos jugadores son personas jóvenes entre 20 y 30 años. Esa parte de la conexión emocional y de entender cómo puede estar viviendo el jugador esa situación es tremendamente importante para aumentar las probabilidades de éxito. No hay garantía y ni certeza alguna: puedes hacer las cosas muy bien y que pequeños detalles de mala suerte te echen del Mundial. 

Pregunta: ¿Crees que España ha perdido por "pequeños detalles de mala suerte"? 

Respuesta: No ha habido un único motivo en la derrota. Han sido múltiples factores.

Pregunta: Muchas personas ponen el foco en el presidente de la Federación Española de Fútbol. Creen que destituir a Lopetegui a dos días del comienzo del Mundial fue "el principio del fin" de España en Rusia ¿Cuánto crees que influyó la decisión de Luis Rubiales en los jugadores españoles?

Respuesta: Muchísimo. A nosotros nos influye si se nos va un jefe o un compalero de trabajo... pues a ellos les pasa igual. Han creado una dinámica, tienen un expectativa muy alta por un campeonato que se da cada cuatro años y lo que ha pasado lejos de ayudar distorsiona. Después de todo un año con una temporada complicada llegas al Mundial físicamente agotado y emocionalmente muy cansado. Que ha sido el motivo de la derrota, pues no, seguramente no, pero el desgaste psicológico es tremendamente alto.

Entrevista de Álvaro Merino a Fernando Hierro

Pregunta: Julen Lopetegui vs Fernando Hierro ¿Hubo alguno que no estuviera a la altura de las circunstancias?

Respuesta: Partimos de que en el deporte de élite no hay tiempo. En esta ocasión, Hierro no ha tenido tiempo de inocular su estilo. Ha intentando continuar el trabajao que se ha hecho y mantener al equipo enfocado en los partidos. Lo importante era sostener al equipo en un entorno de incertidumbre brutal. No me hubiera cambiado por él y a la vez es una gran oportunidad de aprender. 

Hierro tenía más que de perder que de ganar. Hay que agradecer su valentía a la hora de hacerse cargo del equipo en una situación tan complicada. no s ele puede achacar nada

Respecto a Lopetegui no somos nadie para valorar su decisión. Que puede ser inadecuada en el tiempo, momento o formas... eso habrá que analizarlo con más calma. 

Ambos son entrenadores con un estilo moderno, calmado, alejado de la agresividad... ellos nos han regalado un modelo sereno basado en el cuerpo técnico.

Pregunta: Antes de que Alemania cayera ante Corea del Sur en el Mundial, conocimos que el seleccionador alemán, Joachim Löw, imponía a sus jugadores normas muy estrictas. Se dice que es un entrenador que quiere controlar todo y hasta el último detalle. ¿Es conveniente este estilo de liderazgo?

Respuesta: Hay tantos liderazgos como personas y todos pueden ser modelos de éxito. Hay entrenadores normativos y otros menos. Lo importante es que el cuerpo técnico sea capaz de tener la flexibilidad suficiente para adaptarse al momento de vida del equipo. 

En un equipo de élite me cuesta entender una normativa demasiado rígida porque no tiene sentido. Hay ciertas cosas que decide el cuerpo técnico que son innegociables y en las que los jugadores no pueden entrar. sin embargo, el 80% restante de la normativa interna del equipo debe escribirla también el equipo.

¿Por qué? Para que un jugador se comprometa tiene que participar de alguna forma en el proceso de toma de decisiones. Es muy difícil que alguien se comprometa si el sistema es "yo me explico y tu me entiendes". Hay ciertas normas que son buenas para el equipo y son innegociables pero otro porcentaje debe construirse entre todos. 

Pregunta: El trabajo físico es innegable pero existe otro entrenamiento del que se habla menos. Ese que ayuda a mantener el control. Siguiendo con el ejemplo de Alemania, un gol de Kroos en el minuto 95 dio la victoria a los germanos ante Suecia ¿Cómo mantienen los jugadores la sangre fría? ¿Cómo se les prepara para afrontar un momento decisivo?

Respuesta: Una de las grandes claves del talento no consiste en hacer las cosas bien sino en hacerlas en entornos de alta complejidad. Todo tiene que ver con el trabajo de la regulación emocional, de la serenidad, de ser capaz de mantener la calma en un entorno de alta complejidad. Hay que ayudar a los deportistas a mantener el foco de atención.

Un estudio revela que los entrenadores que animan desde la banda a sus jugadores con mucha energía consiguen desconcentrarles. Es otro estímulo al que tiene que atender el jugador: dar feedback lejos de ayudar perjudica. 

Los Allblacks hablan de tener la cabeza azul o roja. Una cabeza azul es regulada, calmada. Esta mente te permite ver opciones, distintas alternativas y elegir la mejor. Por el contrario, una cabeza roja es la que te hace perder el control. Hay futbolistas que agreden y es porque pierden el control emocional. 

Usain Bolt entrena durante cuatro años y se juega todo su trabajo en un día y en menos de 10 segundos. Más alla de su preparacion física tiene que ver cómo su cabeza está preparada para estas situaciones.

Pregunta: Sin embargo, después de todo este proceso puede que el equipo se convierta en el perdedor de la jornada o que se señale a un jugador como el culpable de la derrota ¿cómo se gestiona ese momento?

Respuesta: Hace poco todas las miradas se dirigían a Karius, el portero del Liverpool. Su actuación durante la final de la Champions contra el Madrid fue... ¿Cómo reconstruyes a ese chico? Es casi un trabajo de ingeniería. Tener dos errores en el momento más inadecuado y en menos de 90 minutos... Tienes la sensación de que toda tu vida deportiva se ha ido al garete y en la cabeza se queda "la culpa de la derrota es mía". 

La selección española tiene que hacer un trabajo de autocrítica importante y ver qué ha dejado de hacer o no ha hecho correctamente. Eso es un trabajo de responsabilidad que hay que hacer en la derrora y el victoria. Normalmente no evaluamos el éxito y también hay que hacerlo.

De Gea

Pregunta: Ese trabajo de ingeniería del que hablas cuando te refieres a Karius ¿vale también para De Gea?

Respuesta: Lo importante no es cómo encaje un jugador la derrota sino cómo le puedas ayudar a digerirla y metabolizarla. Esto requiere tiempo. Al principio hay tristeza profunda y enfado que son dos emociones que es importante que salgan. No son placenteras pero es saludable que salgan. Después hay que hacer un trabajo "de cucharilla": mirar para atrás y ver toda tu trayectoria.

En este momento de error, nos equivocamos cuando hablamos de fracaso. Para mí fracasa quien no hace. De Gea tendrá que hacer su autocrítica y ver dónde no ha estado al nivel.

Lo bueno y lo malo que tiene el deporte es que todo va muy rápido. Dentro de 20 días empieza la temporada, reseteamos y tenemos otra oportunidad. Lo menos bonito es que no te da tiempo a disfrutar de lo que consigues.

Pregunta: Hay a quien le parece imposible que personas rodeadas siempre de un gran equipo de psicólogos -como puede ser Iniesta- puedan caer en una depresión.

Respuesta: Las situaciones de salud mental son muy complicadas. El deporte de élite no es saludable. Llevamos al deportista más allá de los límites y en todos los aspectos. Tienes que estar dispuesto a pagar el precio.

Hay veces que nos enfocamos en el tema físico y nos olvidamos del mental, psicológico y emocional de los deportistas. Hay intereses y entornos familiares que a veces pasan como un tsunami por estos deportistas (no hablo de Iniesta).

Nos olvidamos de que son chicos muy jóvenes con millones de seguidores en el mundo y eso es complicado de gestionar. Son personas que a nivel cerebral no están maduras y ya están haciendo trabajo bajo una presión muy bestia para ellos. También les pasa a los entrenadores. De hecho, si ves fotos de entrenadores antes de empezar la temporada y después, te das cuenta de cómo les ha pasado factura. Y eso que los entrenadores son mayores que los jugadores.

Pregunta: Siempre tiene que haber una primera vez para todo pero ¿Koke estaba mentalmente fuerte para tirar un penalti?

Respuesta: Entiendo que la toma de decisión de quien tira o no un penalti tiene que ver con dos cosas: el momento en concreto y el grado de confianza que tiene el jugador. Está claro que tienes especialistas pero también hay jugadores que dan un paso adelante y dicen "venga voy". Esto no significa que los otros no quieran lanzar pero hay jugadores que puede que en ese momente tengan un plus de confianza. ¡Qué luego pueden meter gol o no! 

Koke y Sergio Ramos escribieron estos mensajes 

(2/2) Y llegó el turno de la @sefutbol. Un reto inmenso, apasionante que afrontábamos con toda la energía del mundo. Y cuando aún no habíamos debutado, sucedió algo que no esperábamos. No voy a valorar los actos ni las decisiones, pero la inestabilidad nunca es buena compañera. Aun así mantuvimos la cohesión, la fuerza del grupo, la energía de un conjunto de compañeros y amigos, pero lo cierto es que hemos ido de más a menos. Y aunque muchos penséis que podríamos haber hecho más, no supimos hacer más. Porque nos dejamos sobre el verde hasta la última gota de sudor, el último ápice de energía y bravura. No lo habremos hecho como debíamos, pero sin duda lo intentamos hasta el final siempre. Aceptamos todos los comentarios y críticas, pero no olvidemos que ganar es casi una casualidad, porque perder pierden todos, menos uno. Solo aquél capaz de recuperarse, persistir e insistir hasta la extenuación tiene la oportunidad de levantar la gloria, el título. Es precisamente eso, la gran dificultad, la que encumbra las victorias y las convierte en hitos, en leyenda. No emborronemos toda una trayectoria por unos tropiezos propios de nuestra profesión, nuestro deporte, nuestra vida. Lamentablemente, la mayoría de veces no se gana, pero perdedor es aquel que se vence antes de que lo venzan, el que baja los brazos en la tormenta, el que da la espalda a la dificultad. Pudimos hacerlo mejor, debimos hacerlo mejor, pero no solo no me avergüenzo, me enorgullezco de ser el capitán de esta enorme selección. Y dicho esto, un recordatorio especial para un compañero y amigo en aventuras y desventuras, que nos hizo sentir aquello que nunca imaginamos. @andresiniesta8 , ha sido un placer recorrer este camino contigo de rojo. Como dije ayer, me hubiera gustado que te hubieras podido llevar un mejor recuerdo de tu despedida. Si queréis pensar en fracaso, sois libres de hacerlo. Nosotros preferimos pensar que es una nueva oportunidad para llorar, aprender, levantarse, crecerse y seguir batallando. Lo haremos, eso seguro.

Una publicación compartida de  Sergio Ramos (@sergioramos) el 

Pregunta: ¿Ayuda a los jugadores decir lo que piensan en redes redes sociales o es una estrategia de comunicación?

Respuesta: Ramos tiene un equipo de comunicación que trabaja sobre su marca. No sé si es importante que lo haya escrito de su puño y letra. Lo importante es que habrá dado el ok en algún momento dle proceso. Ahí está haciendo un ejercicio de autoreflexión.

El mensaje hacia dentro se da en el vestuario, que por otra parte, es un lugar sagrado. Ahí se debate apasionadamente y nada de lo que se diga puede salir. Después está el mensaje hacia fuera que no puede generar más agresividad o más enfado.  

Los españoles ya hemos vivido la emoción que despertó en nosotros ganar un Mundial y caer en octavos provoca tristeza y enfado. Hay que permitirse estar enfadado y cabreado.

Los jugadores están desilusionados y lo muestran. ¡Cuidado! Pasan los días y ahí no pueden quedarse. Tienen que construir de nuevo su proyecto deportivo. El deporte es eso, algo te sale mal y al día siguiente tienes que volver a entrenar.

Lo más visto