También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

¿Cómo ha afectado el cierre del Retiro a los trabajadores y empresarios?

La actividad hostelera en el Parque del Retiro ha estado 18 días parada

 

La muerte de un niño de cuatro años después de que le cayera encima uno de los árboles del Parque del Retiro provocó que el Ayuntamiento decidiera cerrar el recinto para inspeccionar el estado de los árboles. En total, fueron 31 los árboles que han perdido ramas grandes, 28 los que han sido derribados y otros 82 se han movido. De ellos, 71 han sido talados.

Para llevar a cabo este proceso, el parque ha estado clausurado desde el día 24 de marzo hasta el pasado sábado 7 de abril, 18 días en los que los diversos quioscos, bares y terrazas que se reparten por el parque madrileño han tenido que permanecer cerrados.

Además, el cierre ha coincidido con la Semana Santa, una de las semanas del año en la que más turistas visitan la Comunidad de Madrid, provocando, por un lado, que los visitantes no hayan podido pasear por el Parque del Retiro, una de las mayores atracciones turísticas de la ciudad, y por otro, que los negocios situados dentro del parque hayan perdido el volumen de negocio que se espera en esta época del año.

Los trabajadores de los establecimientos hosteleros del Retiro nos cuentan que han tenido que pasarse las dos semanas sin trabajar: "nos han dado vacaciones y ya no podemos pedir estos días en otro momento del año".

Además, ha habido que deshacerse de todos los alimentos perecederos que no se han vendido en esos días: "Ha habido muchas pérdidas, porque el cierre ha coincidido con la Semana Santa. Hemos tenido que tirar mucho material. Ha habido más de 100 mil euros de pérdidas estas dos semanas."

A las dos semanas de cierre se suma el mal tiempo con el que se ha recibido la reapertura. Este lunes llovía y hacía frío en la capital, por lo que las terrazas del parque estaban prácticamente vacías. Además, muchas zonas del recinto siguen precintadas o valladas, lo que dificulta el acceso a algunas zonas del parque. De hecho, los quioscos seguían cerrados y algunos de los bares y restaurantes también tenían echado el cierre.

En los próximos días, cuando el buen tiempo vuelva a Madrid, los comerciantes esperan que se retome la actividad y poder recuperar parte de las pérdidas de estas dos semanas de parón.

Lo más visto