También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Cistitis: la infección que puede arruinar tu verano

Escozor o dolor al orinar y ganas de ir al baño con demasiada frecuencia son dos de los síntomas más comunes de la cistitis. Esta infección urinaria, más frecuente en verano que en el resto del año, afecta más a mujeres que a hombres.

bacterias y cistitis

La cistitis, o la infección de la orina en la vejiga, se desencadena en el 80% de los casos por la bacteria Escherichia coli (E. coli). La mayoría de las infecciones urinarias, como la cistitis, se producen por contaminación fecal.  

La longitud de la uretra (conducto interno que conecta la vejiga con el exterior y que es el encargado de la micción) es importante para explicar la razón por la que las mujeres son más propensas a la cistitis que los hombres.

El tamaño de la uretra femenina, alrededor de los tres centímetros, facilita el acceso a las bacterias y por tanto hace a las mujeres más vulnerables a la cistitis. Los hombres, por su parte, tienen un conducto que mide cerca de 20 centímetros

La Sociedad Española de Nefrología sostiene que la mitad de las mujeres sufrirá algún episodio de infección urinaria a lo largo de su vida.

El Centro de Información de la Cistitis señala que la incidencia en los hombres es mucho menor y sólo tienen dos picos de mayor recurrencia: durante el primer año de vida (que suelen ser más frecuentes en niños que en niñas) y traspasada la barrera de los 50 años.

La Asociación Española de Pediatría asegura que la infección de orina es muy frecuentes en los niños. Los bebés mascuculinos son más propensos a la cistitis durante los tres primeros meses de vida. 

En todos los casos, lo mejor es tratar correctamente la infección para evitar que se vuelva a repetir.

¿Cómo se produce la infección? 

Los microorganismos se pegan a los tejidos urinarios, es decir, se adhieren a las paredes de la parte inferior del tracto urinario y no es posible expulsarlos al orinar. 

La bacteria E.coli vive en el aparato digestivo, y por la propia mecánica del proceso gástrico, puede terminar en el final del intestino grueso y, por tanto, en las proximidades del recto.

¿Qué provoca la cistitis?

La edad, la menopausia o el embarazo, la alteración en la flora intestinal, el estreñimiento o la diabetes son algunos de los factores que favorecen la aparición de la cistitis. Además:

1. Falta de hidratación: está comprobado que la cistitis y la deshidratación van de la mano en muchas ocasiones   

2. La humedad y el frío: combinación fatal. Procura cambiar tu bañador mojado, no llevar ropa ajustada y que tu ropa interior sea de tejidos naturales como el algodón (traspira mejor)

3. Higiene incorrecta: los expertos recomiendan usar jabones neutros o específicos para las zonas íntimas

4. El alcohol. el picante o demasiados especias

5. Mal uso de antibióticos

¿Cuáles son sus síntomas?

Por lo general, la cistitis presenta un cuadro previo en el que se destaca la presión o dolor en la parte inferior de la pelvis-abdomen, el picor vaginal o el escozor al orinar. También

1. Más ganas de ir al baño: no todas las veces se micciona la misma cantidad. hay ocasiones en las que el vol'ñyumen de la orina es mínimo y aún así se puede tener la sensación de no haber vaciado la vejiga completamente.

2. Fiebre y escalofríos. en este caso, lo más recomendable es acudir al médico (la cistitis representa entre el 5% y el 10% de las consultas de Atención Primaria.) porque es probable que la infección haya llegado al riñón 

¿Se puede prevenir?

Sí. Las recomedaciones de los especialistas pasan por:

1. Beber mucho: sobre todo agua- al menos, un litro y medio al día, para eliminar más rápido las bacterias del aparato urinario-. Hay que evitar ingerir alcohol y bebidas carbonatadas. Permitidos también los zumos de limón o las infusiones

2. Orinar: es recomendable ir al baño cada dos o tres horas. Cuando aguantas las ganas de ir al baño o retienen la orina en la vejiga el crecimiento bacteriano es mayor 

3. Lavar y secar la zona íntima: no se trata de duchas vaginales, de hecho, no es lo más recomendable. Lavarse con jabones neutros, siempre de delante hacia atrás, y secarse de la misma manera.

4. Higiene diariaes mejor ducharse que darse un baño

5. Excreciones: es imprescindible combatir el estreñimiento y no posponer la evacuación de las heces

6. Menstruación: en este periodo hay que tener especial cuidado y no aguantar con la misma compresa o tampón más de lo estrictamente necesario.

7. Ingerir arándano rojo: los arándanos dificultan el crecimiento de las bacterias en la vejiga y disminuyen la facilidad con la que las bacterias se pegan a la pared de la vejiga. cuerda no tener mucho tiempo puesto el bañador mojado, no llevar ropa ajustada y ponerte ropa interior de algodón

No te olvides: cambia tu bañador mojado por otro seco, no te pongas ropa ajustada y a ser posible utiliza ropa interior de algodón.

Tratamiento

El centro de información de la cistitis informa de que la ciscitis pueden combatirse con un tratamiento de arándano rojo o con antibióticos

Lo más visto