También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Aumentan los actos de violencia política en Cataluña

En los últimos meses han crecido los actos violentos contra símbolos constitucionalistas e independentistas

ctv-kh0-asset-486344independentistas-atacan-la-casa-de-toms-guasch thumbnail

Tags

El suceso de la Plaza Mayor de Vic, donde un individuo ha entrado conduciendo un coche en una zona peatonal y ha arrollado algunas de las cruces amarillas que había en el lugar es solo el último de muchos actos de violencia política que se han sucedido en los últimos meses en Cataluña.

Hace unos días, en el municipio de Canet de Mar, en Barcelona, la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, era increpada mientras paseaba por la localidad barcelonesa acompañada de un grupo de militantes de su partido. En el vídeo que la propia Arrimadas colgaba en su twitter, se ve a los manifestantes gritando "libertad" mientras un grupo de personas los abuchea y les grita "fuera, fuera".

No es la primera vez que la líder de Ciudadanos es insultada en la calle. El pasado 20 de diciembre, en plena jornada de reflexión antes de las elecciones catalanas, Arrimadas fue agredida verbalmente mientras paseaba con su marido por las calles de Barcelona. Al salir de una tienda en la Travessera de Les Corts, un individuo les gritaba: ¡Fuera fascistas! ¡Viva la República de Catalunya!

  • authors and signature:lista con un numero insuficiente de elementos

Precisamente, en Canet de Mar se ha vivido otro de los incidentes más tensos de los últimos meses en Cataluña. En la playa de la localidad costera catalana, un grupo de personas estaba colocando cruces amarillas a plena luz del día, mientras uno de ellos lo grababa con el móvil. En un momento dado, una mujer, Maribel Llorens, se aproxima a los que colocan las cruces a recriminarles su comportamiento.

"Una cosa es la política", dice Llorens, "y otra cosa es que los niños se piensen que esto es un cementerio". Después, se encara con el hombre que le está filmando: "Si tú me grabas, yo te grabaré a ti. Ahora llamaré a la policía para que retire las cruces. Un poco de respeto". La tensión va creciendo y finalmente, Llorens derriba las cruces, mientras varias personas la insultan.

Lamentablemente, este no ha sido tampoco el único incidente con cruces amarillas en las playas de Cataluña. Precisamente, en la misma Canet de Mar, un grupo de los denominados GDR habría atacado a algunos vecinos provocando heridas leves a tres de ellos en una de estas retiradas de cruces amarillas.

Hace unos días, el fotoperiodista Jordi Borràs denunciaba una presunta agresión por parte de un agente de Policía Nacional que no estaba de servicio. Según la versión de Borràs, el policía le habría abordado al grito de "Viva Franco" antes de golpearle en la cara. El agente, por su parte, denunció también al periodista por insultos y agresión. El policía ha sido expedientado.

El pasado 5 de julio, los Mossos d'Esquadra detenían a un hombre acusado de agredir a otro que se encontraba colocando lazos amarillos y haciendo pintadas a favor de los presos en las cercanías de la cárcel de Lledoners.

Las pintadas en las puertas de domicilios, sedes de partidos y edificios públicos se han convertido en otra de las formas de intimidación más habituales en los últimos meses. 

El pasado 17 de abril, el domicilio del periodista Tomás Guasch, colaborador del equipo de deportes de COPE y 'Ministro de deportes de Tabarnia', aparecía con pintadas en las que le llamaban "Payaso de Tabarnia"

También apareció con pintadas amenazantes la vivienda que el juez Llarena, que instruye el caso contra los políticos independentistas, tiene en la localidad gerundense de Das. En ellas, las juventudes de la CUP, Arran, le llamaban "fascista" y aseguraban que "los Países Catalanes serán tu infierno."

Estos dos ataques no han sido ni mucho menos los únicos contra domicilios o negocios particulares. 

También aparecieron pintadas el pasado 30 de abril en el Instituto El Palau de la localidad de Sant Andreu de la Barca. En este caso, contra los profesores del centro acusados de humillar a los hijos de guardias civiles en los días posteriores al referéndum ilegal del 1 de octubre. En las pintadas se podían leer expresiones como "Nazis separatas" o "ratas" junto a los nombres de algunos de los docentes del instituto.

Prácticamente todos los partidos políticos han denunciado ataques en sus sedes en los últimos meses. Por ejemplo, el pasado 21 de mayo, el Partido Popular denunciaba un ataque con quema de fotos por parte de Arran frente a su sede de Barcelona. También Ciudadanos y el PSC han sufrido pintadas en sus sedes de Barcelona. 

El pasado 28 de mayo, el PDeCat denunciaba que se había encontrado excrementos en la cerradura de su sede en el distrito barcelonés de Nous Barris. También ERC denunció en febrero que su sede en L'Hospitalet había amanecido con una pintada en la que se les calificaba de nazis.

Los CDR, los autodenominados Comités de Defensa de la República, han protagonizado muchos de estos episodios violentos de los últimos meses. Entre ellos, los cortes de carretera y vías ferroviarias durante la huelga general convocada el pasado 8 de noviembre y los enfrentamientos con los Mossos d'Esquadra durante las protestas por la detención de Puigdemont, en las que 23 agentes resultaron heridos.  

  • authors and signature:lista con un numero insuficiente de elementos

La última acción de los CDR ha sido la 'okupación' de la clausurada cárcel Modelo de Barcelona, por la que la alcaldesa Ada Colau ya ha anunciado que pedirá indemnizaciones.

El suceso de Vic, en el que un individuo ha entrado en coche en una zona peatonal, arrollando cruces amarillas a su paso es el último de una escalada de tensión política en Cataluña que no tiene visos de mejorar.

Lo más visto