Boletín

DESCUBRE MURCIA

Valle Ricote, sentir la sensibilidad árabe

La Vega Alta del río Segura es una comarca donde la impronta árabe lo domina todo: las costumbres, la historia, las técnicas de cultivo

Valle de Ricote

www.murciaturistica.es/www.tuscasasrurales.comRedacción @cope_murciaRegión de Murcia

Tiempo de lectura: 6'Actualizado 17 ago 2019

Si existe algún lugar en el que todavía podemos sentir la sensibilidad de la cultura árabe, ése es el Valle de Ricote. Los municipios de Abarán, Archena, Blanca, Cieza, Ojós, Ricote, Ulea y Villanueva del Segura trazan una frondosa huerta, que serpentea a lo largo de las riberas bañadas por el río Segura y nos transportan a un mundo idílico. Una vega fértil anclada en su herencia árabe, de la que dan muestra, además de sus sistemas de regadío, sus numerosos vestigios.

El apacible discurrir del río nos traslada de soto en soto, a través de meandros cuajados de chopos y sauces, ocultando tras ellos un mar de frutas, verduras y hortalizas. Ricote aún mantiene una rica tradición gastronómica, con el vino local como protagonista. Blanca conserva la herencia del esparto.

En Abarán, el visitante puede recorrer una ruta que le conducirá a cuatro de las numerosas norias o "ñoras", como se conocen autóctonamente a estos artilugios cuyo función es elevar el agua del río para regar las vegas más lejanas aunque sólo algunas de ellas se siguen utilizando hoy en día.

Desde esta zona, el paisaje cambia, entrando en una zona más amplia y célebre por los contrastes paisajísticos, que lo hacen particularmente atractivo para la práctica de deportes como el senderismo, el BTT o la escalada. También completa la oferta de deportes al aire libre el rafting por el río Segura o la posibilidad de practicar rutas ecuestres en los centros de equitación disponibles.

Para alojarse encuentra el visitante una amplia oferta de viviendas rurales de rico tipismo, con todo el sabor que impregna el Valle de Ricote.

Qué ver en el Valle de Ricote

Abarán

Abarán

El municipio de Abarán pertenece a la Vega Alta del Segura, y en su término municipal se elevan sierras como la del Oro o la de la Pila.

En esta localidad podremos contemplar la Iglesia de San Pablo, la Ermita de San Cosme y San Damián, el Santuario de la Virgen del Oro y el Puente Viejo, declarado Bien de Interés Cultural. Cabe también destacar que en Abarán encontraremos la Ruta de las Norias que provienen de la época árabe y que se utilizaban para poder elevar el agua hacia zonas más altas y así poder regar fácilmente las dos orillas del río.

Dentro del término municipal de la localidad podremos visitar la Presa del Jarrai.

Respecto a la gastronomía, no podemos dejar de comer en Abarán su exquisito pisto, el plato más típico de su gastronomía. En cuanto a los dulces, destacan las llamadas “picardías”, un caramelo con avellana muy sabroso, o los “condenados”, un postre del cual los pasteleros del lugar guardan la receta con gran celo.

Blanca

Blanca

Blanca es un municipio que se asienta sobre una gran roca volcánica, conocida con el nombre de Peña Negra. Se halla en la comarca de la Vega Alta del Segura.

Posee un patrimonio histórico muy extenso y de gran valor, con multitud de obras, entre las cuales se incluyen el Castillo árabe, la Iglesia de San Juan Evangelista, la Ermita de San Roque, la Casa La Favorita o la noria Miguelico Núñez.

En los alrededores de la localidad podremos ver también un sinfín de atractivos parajes, como el Embalse El Azud, el mirador del Alto de Bayna, el Parque de las Cuevas o la Playa Fluvial El Arenal.

Pese a ser un municipio pequeño, tiene una amplia oferta cultural, y en él podemos visitar el Museo del pintor murciano Pedro Cano, el Centro Nacional de Videoarte, el Centro de arte IDOL, el Museo y Centro de Arte de Blanca o el Museo y Centro de Interpretación de la Luz y el Agua.

Son muy típicos los embutidos, la miel y los helados artesanos. Respecto a la artesanía, el municipio destaca por sus alfombras de esparto.

Floración en Cieza

Cieza

Cieza es un municipio que también se encuentra situado en plena comarca de la Vega Alta del Segura, de la cual es capital. En su territorio se combinan abruptas sierras, como la del Puerto o la del Picarcho, con amplias llanuras en las que se levantan colinas suaves.

Esta localidad es también poseedora de un legado arquitectónico de una gran riqueza, entre cuyas obras destacan la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción, el Santuario del Buen Suceso, el Convento de las Clarisas, el Convento de San Joaquín y San Pascual, la Ermita de San Bartolomé o el Mirador del Muro.

Su oferta cultural es muy extensa, y en él se asientan abundantes museos y galerías de arte, como el Centro de interpretación del esparto y su industria, el Museo «Molino de Teodoro», la Casa-Museo de la Semana Santa, la Galería de arte «Casa Efe Serrano» o el Museo Siyasa. En este último se exponen objetos que forman parte de la existencia del hombre en Cieza a partir de la Prehistoria. En su interior podremos ver reconstrucciones de casas medievales hechas a escala real.

En las proximidades vamos a encontrar espacios protegidos de gran valor paisajístico, como el Cañón de Almadenes, así como yacimientos arqueológicos como el de Medina Siyasa, que conserva los restos de la antigua ciudad andalusí del mismo nombre, y que se encuentra ubicado en el Cerro del Castillo, habiendo sido declarado Bien de Interés Cultural.

Entre las muchas fiestas que tienen lugar en Cieza a lo largo del año, destaca la conocida como La Floración. Su objetivo es celebrar el bellísimo espectáculo que ofrecen los árboles frutales al florecer. Tiene lugar, como es lógico, justo cuando va a empezar la primavera, y durante esta fiesta se llevan a cabo un sinfín de actividades como conciertos, senderismo, exposiciones, conferencias, poesía, fotografía e incluso descensos náuticos por el río Segura.

Son muy típicos los melocotones, las tortas de pan dormío, las aceitunas partidas y aderezadas con hinojo y sal, así como la horchata de avellana.

Ojós

Ojós

Ojós es un municipio murciano perteneciente al partido judicial de Cieza. Fue fundado por los romanos, que lo ubicaron en el risco del famoso Salto de la Novia, un bello paraje con un salto de agua que guarda una triste y trágica leyenda. La localidad se sitúa junto al llamado Estrecho del Solvente, junto al río Segura y rodeada de huertas.

Entre las obras que posee Ojós se encuentran la Iglesia de San Agustín, la Pila de la Reina Mora y diversas casas blasonadas.

El municipio sobresale por  sus numerosas obras hidráulicas, entre ellas Centrales Hidroeléctricas, Centrales de Impulsión, Acequias y Embalses, incluyendo estos últimos el de Azud y la Presa del Mayés. Ello ha llevado a que el municipio sea considerado como “Museo Vivo del Agua”.

Respecto a la gastronomía, en la localidad encontraremos diversos platos típicos, entre ellos el arroz con conejo, las gachas, las migas o los caracoles. Y, en cuanto a los postres, los bizcochos borrachos, la carne de membrillo, las mermeladas, los rollos de San Blas y el dulce de “Monte Nevao”.

Ricote

Ricote

Ricote es un pequeño municipio que se ubica, al igual que los anteriores, en el valle del mismo nombre.

En él podremos admirar obras como la Iglesia de San Sebastián, el Castillo de Alharbona, la Casa de la Encomienda, el Palacete de los Álvarez-Castellanos, el Convento de San Diego, la Ermita de Charrara o las ruinas de la antigua Ermita de Nuestra Señora de las Huertas. No debemos tampoco dejar de visitar el conocido como “Jardín de Celestino”, un bonito rincón con bancos desde los que podemos contemplar su bello entorno.

Entre los platos típicos de Ricote destacan platos como el cordero asado y el cochinillo. Muy destacable también es su vino. Además, podemos adquirir bellos artículos de artesanía.

Archena

Archena

Si queremos hacer una ruta por el valle de Ricote es aconsejable empezarla por Archena, situado a orillas del río Segura, ya que en este municipio encontraremos un interesante Centro de Interpretación del valle, ubicado en un edificio histórico, el Palacete del Parque Villa Rías. Forman parte también del legado del municipio la Iglesia de San Juan Bautista y el Castillo de Don Mario.

No debemos olvidar su famoso Balneario, levantado en el siglo XIX, aunque equipado con las instalaciones más modernas. En su interior se encuentra el Casino y el Santuario de la Virgen de la Salud.

Muy aconsejables son los recorridos por las riberas del río, ya sea a pie o en bicicleta.

Hemos de tener en cuenta que en Archena son muy prestigiosos sus embutidos, y, en cuanto a dulces, muy típicos los cuernos de merengue y los petisús. Estos últimos consisten en unos pastelillos huecos y rellenos de nata o crema.

Ulea

Ulea

Ulea es una localidad ubicada en la ladera del reborde montañoso del valle de Ricote. Es un bonito municipio, rodeado de palmeras y de limoneros. Posee dos núcleos de población, Ulea y Venta Puñales.

En Ulea podremos ver las obras que forman parte de su legado, como la Casa del Cura, conocida también como Casa Parisina, o como el Templete del Henchidor o la Iglesia de San Bartolomé. No debemos dejar de acercarnos al lugar conocido como “El Gurugú”, que nos ofrece una atractiva vista de la huerta murciana envuelta en un paisaje morisco.

Ulea destaca por las frescas hortalizas de su huerta y por la fruta. También es importante la artesanía de artículos de esparto.

Villanueva del Río Segura

Villanueva del Rio Segura

Este municipio es la puerta de entrada al valle si venimos por el sur. Entre las obras de su patrimonio histórico se incluyen el Palacete de Doña Isabel, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el Asilo Hospital de Santa Isabel o la Ermita de San Roque. Además, posee varios miradores, como el del Corazón de Jesús o el de la calle Cuna.

La gastronomía de este municipio está formada por platos como el guiso de trigo, el arroz con conejo, la olla de cerdo o el arroz con habichuelas. En cuanto a sus dulces, son muy típicos los paparajotes.

Lo más