COPE

ATLETISMO

Katir sólo cede ante el líder mundial de 1.500 en Londres

Mariano García no estuvo a su altura en la prueba de 800 metros

ctv-lqy-fts4rv0xwaab2ea

EFE@DeportesCopeMurMurcia

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 18:36

El murciano Mohamed Katir sostuvo un largo mano a mano con el líder mundial del año, Abel Kipsang, antes de inclinarse ante el keniano en los 1.500 metros de los Muller Games, segunda reunión de la Diamond League de atletismo, que se disputó en el Alexander Stadium de Birmingham.

Además de la victoria individual, la carrera masculina de 1.500 encerraba un duelo secundario por la hegemonía en el medio fondo español entre Katir, plusmarquista nacional con 3:28.76, y el catalán Adel Mechaal, cuarto con 3:30.77.

Kipsang, medallista de bronce mundial bajo techo y el más rápido del año con 3:31.01, se alzó con la victoria en un esprint largo (3:35.15), manteniendo a raya a Katir, que estaba segundo en la curva y conservó el puesto en la recta para acabar en 3:35.62, por delante del australiano Oliver Hoare (3:35:76).

Mechaal, que se había puesto a rebufo de Katir en el último 500, terminó sexto con 3:35.93, y el granadino Ignacio Fontes décimo con 3:37.66.

El navarro Asier Martínez, finalista olímpico en 110 m vallas, ratificó su buen momento con un tercer puesto y una marca de 13.32, a una décima de su récord. Por delante del español, sólo dos jamaicanos de excepción, los dos últimos campeones olímpicos: el de Tokio, Hansle Parchment (13.09, mejor marca mundial del año), y el de Río, Omar McLeod (13.17).

Mariano García estuvo lejos de refrendar su rango de campeón mundial de 800 m en pista cubierta. El murciano salió al fondo del grupo y no abandonó nunca esa posición, impropia de su rango.

El estadounidense Erik Sowinski marcó el ritmo (50.49 en primer 400) y el canadiense Marco Arop logró un triunfo muy cómodo con 1:45.41, seguido del francés Benjamin Roberts (1:46.22). El murciano llegó décimo y último con 1:48.77, aun así rebajando en tres segundos su mejor tiempo de la temporada.

Con una marca personal de 4:0012 y su solvencia en grandes competiciones, la española Marta Pérez se ha hecho un sitio entre la elite mundial del mediofondo. Empezó atrás y en el 1.500 fue ganando posiciones por fuera.

Pérez salvó un corte en el 500 y se quedó en un segundo grupo, por detrás de Laura Muir y la australiana Jessica Hull, que se jugaron la victoria en un mano a mano decantado, por segundo y medio, a favor de la británica con 4:02.81. La soriana llegó sexta con 4:07.93.

La carrera femenina de 100 coronó a la británica Dina Asher-Smith, campeona mundial de 200, que por el centro de la pista mantuvo siempre la delantera hasta cerrar con 11.11, apremiada al final por la jamaicana Shericka Jackson (bronce olímpico), que cruzó la meta una centésima después que la ganadora.

El esprint masculino perdió por salida falsa al estadounidense Trayvon Bromell (9.92 este año) y al británico Zharnel Hugues antes de que el canadiense Aaron Brown, por la calle 2, ganara con un tiempo de 10.13 a dos Blake, el jamaicano Johan (10.18) y al canadiense Jerome (10.20), que relegó a su compatriota Andre de Grasse -campeón olímpico de 200- al cuarto (10.24).

Dawit Seyaum encabezó un triplete etíope en los 5.000 metros al imponerse con la mejor marca mundial del año y récord del mitin (14:47.55), a sus compatriotas Hawi Feysa (14:48.94) y Fantu Worku (14:49.64), que había marcado la pauta durante casi toda la carrera.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Carla Gallardo, octava con un crono de 15:10.62 fue la mejor de las tres españolas. Marta García terminó undécima con 15:28.55) y Cristina Ruiz decimocuarta con 15:34.49, en los tres casos récord personal.

Dos campeonas olímpicas estadounidenses dejaron constancia de su rango: Dalilah Muhammad (oro en Río 2016 y plata en Tokio 2020) se impuso en los 400 m vallas con un crono de 54.54 y la discóbola Valarie Allman dominó en la jaula con 67,85, por delante de la ilustre croata Sandra Perkovic (67,26).

Como en Doha, donde sólo fue sexto, el campeón olímpico italiano Gianmarco Tamberi fue derrotado en el concurso de altura, esta vez por el canadiense Django Lovett, el único que superó los 2,28 metros. Tamberi, que compartió oro en Tokio con el catarí Mutaz Essah Barshim, no pasó aquí de 2,25.

En el curso de la reunión, el saltador de altura británico Robbie Grabarz, retirado en la actualidad, recibió la medalla de plata olímpica correspondiente a los Juegos de Londres 2012 tras la descalificación del ganador, el ruso Ivan Ukhov, por dopaje. Grabarz terminó aquella final con una marca de 2,29, empatado en el tercer puesto con el canadiense Derek Drouin y el catarí Mutaz Essa Barshim. El oro pasó al estadounidense Erik Kynard, que saltó 2,33.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las Calles

Poniendo las Calles

Con "El Pulpo"

Escuchar