Vitoria será la primera ciudad española de la luz

Acoge el Umbra Light Festival, una cita consolidada en Europa, que proyectará 18 creaciones de luz y arte en lugares emblemáticos. 

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 15:57

Con permiso de París Vitoria se convertirá durante los días 21, 22 y 23 de febrero en la Ciudad de la Luz. Será gracias al Umbra Light Festival, que se enciende por primera vez a España pero que está muy consolidado en Europa. Maider Etxebarria, directora de Turismo del Gobierno vasco, ha explicado que con esta cita se busca repartir el turismo por todo Euskadi y atraerlo también en temporada baja para dinamizar la hostelería y el comercio. En tres días se espera atraer a 70.000 visitantes.

El arte, la luz, el sonido y la última tecnología láser se aunarán para proyectar 18 creaciones, 14 inéditas, en edificios emblemáticos de la Almendra Medieval y el Ensanche de la ciudad, como el Palacio Monterhermoso o el Pórtico de la Iglesia de San Miguel. Carlos Torrijos, miembro del comité organizador, ha destacado que la mayoría de estas 18 esculturas lumínicas se han hecho “ex profeso” para el evento de Vitoria en los lugares escogidos por los propios artistas. Las otras tres se han exhibido ya en otros festivales de renombre como el Lumiere de Londres.

De los 70 artistas nacionales e internacionales interesados en el Umbra Light Festival de Vitoria participarán una veintena. Los asistentes podrán disfrutar de auténticas obras de arte expuestas en la calle de 7 de la tarde a 11 de la noche. Algunas proyecciones serán ininterrumpidas, otras interactivas y habrá también con mensaje social. Es el caso de la creación de Juan Gómez-Cornejo, Premio nacional de diseño e iluminación de teatro, que hablará del drama de la inmigración en patera con su obra inspirada en un enterramiento de la Cripta de la Catedral Santa María, en la historia del cadáver con la moneda en la boca como pago a Caronte.

Es una importante apuesta de las instituciones vascas (Ayuntamiento de Vitoria, Diputación de Alava y Gobierno vasco) que sufragan un coste de 340.000 euros. Un presupuesto “muy muy ajustado”, según Torrijos, para un festival de esta envergadura.

Lo más