Policía local de Vitoria: “Hay casos de menores que intercambian sexo por un móvil”

En Cope Euskadi hablamos con Rubén Ramos, responsable del Grupo de Menores pionero en el Estado. Preocupa la “normalización” del consumo de drogas

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:45

La Policía local de Vitoria cuenta desde hace un año y medio con un Grupo de Menores pionero en el Estado e integrado por 9 agentes. Su especificidad es el seguimiento que hacen de los casos, ahora tienen unos 150 en cartera. En los que se detectan pronto con “un toque de atención” se pone solución, los más difíciles acaban en la Fiscalía de menores. Sus intervenciones crecen mes a mes, el curso pasado llegaron a 1.200. El responsable de esta unidad, Rubén Ramos, ha desvelado en COPE EUSKADI que ahora investigan “cierta cultura de clientelismo” que afecta a menores con menos protección familiar, chicos y chicas, tutelados o no, que llegan a “intercambiar sexo por un móvil”. “Lo estamos investigando y no es una prostitución encubierta, pero en esta tipología de menores sí que hay un cierto clientelismo del sexo que se ha podido detectar muy puntualmente”, ha explicado.

Hachís y marihuana, demasiado cotidianos

Los delitos más habituales son los hurtos y los robos. Los que más preocupan, el mal uso de las redes sociales y el consumo de drogas, en especial, de hachís y marihuana. “Hemos dado por hecho y normalizamos que tres chavales de 15 años pueden estar un martes en un parque de Vitoria fumándose un porro, eso como sociedad no lo podemos asumir”, ha advertido Ramos, quien ha apuntado que en el 95% de los casos más graves está el consumo de sustancias. Ambas dependencias, la de las redes y las drogas, llevan aparejada una creciente atención psicológica y psiquiátrica entre los menores infractores que ha causado “sorpresa” en la unidad.

Peleas preconcertadas

Sus agentes hacen rondas de paisano en pareja por las inmediaciones de los 42 institutos de la ciudad en los que operan en contacto directo con los directores. En este ámbito las peleas, en ocasiones preconcertadas, son otro de los motivos de su actuación. Ramos asegura que Vitoria es tranquila, pero empieza a adquirir los vicios de las grandes urbes. Su receta para hecerles frente: prevención y educación.

Lo más

En directo

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar