Boletín

El lehendakari Íñigo Urkullu alaba que la sociedad vasca es capaz de tender puentes entre diferentes

El lehendakari ha asistido al acto de clausura del 125 aniversario del Puente Colgante en Portugalete

Irekia Eusko JaurlaritzaCOPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:34

El Puente Bizkaia es el primer puente transbordador del mundo, obra del arquitecto Alberto Palacio Elissague. Inaugurado el 28 de julio de 1893, está considerado una obra de arte por su máxima expresión de belleza y funcionalidad. En la clausura del 125 aniversario, se ha homenajeado a los trabajadores que hacen posible que la infraestructura funcione los 365 días del año, las 24 horas. El Puente Colgante es una pieza de arquitectura e ingeniería del hierro que trasciende al tiempo, una infraestructura práctica y sostenible en el entorno de la ría del Nervión. Esta obra de la revolución Industrial es 'símbolo de la edad de oro de la industria vasca, del pasado metalúrgico de la región y es un referente del valor del patrimonio cultural e industrial de Bizkaia', ha destacado el lehendakari Iñigo Urkullu. En la clausura del 125 aniversario Urkullu ha destacado que 'el éxito social de la obra es que la sociedad vasca ha sido capaz de tender puentes' aceptando las diferencias. En dicha clausura, el lehendakari ha estado acompañado por el consejero de Cultura y Política Lingüística del Gobierno Vasco, Bingen Zupiria, y la viceconsejera Turismo y Comercio, Isabel Muela, así como por representantes de otras instituciones y la presidenta del Puente Bizkaia, María Uriarte. En el homenaje se ha entregado una placa a una veintena de trabajadores y extrabajadores del puente para reconocer su dedicación al 'mantenimiento, conservación y funcionalidad', según ha destacado la directora gerente del puente, Marta Uriarte. Urkullu ha utilizado el Puente Bizkaia como metáfora de la capacidad de la sociedad vasca para ser capaz de 'tender puentes entre personas de diferentes orígenes, estratos sociales e ideologías sobre los sólidos cimientos del respeto y la tolerancia'. El lehendakari ha tenido palabras durante su discurso para el que fuera arquitecto y responsable de su diseño, Alberto de Palacio Elissague, a quien 'hemos podido recordar y reconocer durante estos meses como un arquitecto excepcional que nos legó esta obra cumbre en su carrera'.

ÉXITO SOCIAL

Urkullu ha definido el Puente Bizkaia como 'el símbolo de la edad de oro de la industria vasca, de nuestro pasado metalúrgico y de una Revolución Industrial que transformó profundamente nuestra sociedad', ha indicado. En ese punto ha hablado de la necesidad de continuar 'tendiendo puentes' para consolidar una sociedad más cohesionada porque 'hace 125 años el Puente de Bizkaia separaba dos mundos que vivían de espaldas y hoy, afortunadamente, integra una sociedad más cohesionada'. Desde su punto de vista, ese 'es el 'éxito social' que pone de manifiesto esta gran obra, la constatación de que la sociedad vasca ha sido capaz de tender puentes entre personas de diferentes orígenes, estratos sociales e ideologías sobre los sólidos cimientos del respeto y la tolerancia'. La presidenta del Puente Bizkaia, María Uriarte, ha destacado durante su intervención que, a lo largo del 125 aniversario, que se ha celebrado durante los últimos meses, se ha 'pretendido hacer partícipe a la ciudadanía' de esta celebración y de recuperar 'el carácter innovador de un vasco universal como fue Alberto de Palacio Elissague, que nos dejó una obra bella, singular y pionera, reconocida como Patrimonio Mundial por la Unesco'.

Declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2006, Bizkaia pretende impulsar el turismo industrial potenciando esta zona. En 2017, la pasarela recibió a cien mil visitantes: 51% provenientes del Estado, 31% del extranjero y 18% locales.

Lo más