Euskadi estrena una web para detectar abuso sexual a menores, que afecta al 20%

El Gobierno vasco refuerza la detección precoz con esta guía pionera tras observar una “tendencia al alza” en la violencia hacia niños y adolescentes

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:25

Se estima que uno de cada cinco niños ha sufrido abuso sexual, desde la pubertad sobre todo afecta a niñas, pero solo el 2% de los casos se denuncia. Es un gran “tabú” en la sociedad y una “bomba” que arrasa en el entorno donde se produce, muy difícil de detectar, según ha explicado Rosa Lizarraga, psicóloga infantil. Para ayudar en la localización temprana de casos el Gobierno vasco ha presentado una herramienta pionera en el Estado, una especie de test que recoge 50 indicadores sobre síntomas y comportamientos del menor que permite aflorar sospechas fundadas de abuso sexual. La web screening.agintzari.com, elaborada a partir de 200 casos, está dirigida a los profesionales que están en contacto con la infancia y la adolescencia en el ámbito educativo, sanitario, en servicios sociales y otros como la judicatura y la Policía. También puede acceder la ciudadanía, no deja huella digital, pero si hay sospechas lo mejor es acudir al servicio de infancia y adolescencia o al teléfono de ayuda Zeuk esan.

Ciberbullying y control psicológico

La herramienta se ha presentado junto a un informe sobre violencia hacia menores en Euskadi que refleja una “tendencia al alza”, según Ainara Canto, responsable de la investigación. Lo más habitual es el maltrato por negligencia, es decir, falta de cuidado, alimentación o educación del niño, que afecta a uno de cada 4. El maltrato entre iguales se da en uno de cada 5 menores y en su modalidad de ciberbullying alcanza al 32%. También se ha detectado que el control psicológico entre parejas de adolescentes supera a la media. Datos que preocupan pero que conducen a una reflexión final, la violencia hacia menores “se puede evitar” si se apuesta por una estrategia preventiva de carácter integral, por agilizar los procedimientos y acortar el tiempo de respuesta y por una educación afectiva.