COPE

Carta del Obispo de Vitoria ante el inicio del curso 2020-2021

“Ante las dificultades, mayor espacio para la fraternidad, el afecto y la creatividad”

Audio

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 13:54

D. Juan Carlos Elizalde llama en su misiva a “cuidarnos y cuidar a los demás pero sin caer en el miedo o en la inseguridad” y “a trabajar, cada uno desde su propia vocación personal, pensando en los más vulnerables”.

El Obispo de Vitoria ha escrito una carta abierta a toda la sociedad alavesa con motivo del inicio de este curso 2020-2021 bajo el titulo Con respeto pero sin miedo, en su nombre, juntos. Aurrera!.

En ella, Monseñor Elizalde, consciente de la “fragilidad y vulnerabilidad de toda la humanidad ante esta amenaza” de la pandemia de la Covid19, apela a “cuidarse y cuidar a los demás” pero “no caer en el miedo, en la inseguridad o en la comodidad perezosa”. Para ello, anima a “reencontrarnos con lo esencial de nosotros mismos y de nuestra fe y renovarlo en el servicio a los demás”, especialmente en los más vulnerables tanto de salud como económicamente. “Es momento de esperanza, pues a más dificultades, mayor espacio para la fraternidad, el afecto y la creatividad”.


Para dar comienzo a este curso laboral, escolar y universitario que comienza, el Obispo celebrará una misa el domingo 4 de octubre a las 12:30h en la Catedral Nueva de Vitoria. En ella hará hincapié en este mensaje de “confianza para afrontar los próximos meses de una manera estable y segura, pese a las adversidades”. Igualmente todas las parroquias celebrarán ese día oficialmente el inicio de curso en cada barrio de Vitoria y pueblo de Álava. "Celebrar juntos el principio de curso, supone que ya están en marcha nuestras parroquias con sus catequesis, grupos, servicios y celebraciones, según los protocolos de sanidad, con todas las iniciativas y sugerencias que los fieles van proponiendo” subraya en su carta el Obispo.


Monseñor Elizalde advierte de que “las dificultades y restricciones nos han obligando a pasar de la acción a la identidad, donde las familias, convertidas en pequeñas iglesias domésticas, se han reinventado para compatibilizar trabajo, estudio, cuidado de los mayores y tiempo de calidad juntos”. También las religiosas y religiosos, “voluntarios 24 horas 7 días a la semana, que han sabido alternar oración, atención a las personas más vulnerables y cuidado de la comunidad”. Por su parte, “los sacerdotes queremos trabajar nuestra identidad ministerial para saber situarnos en este momento convulso y seguirdesviviéndonos por la comunidad”.


“En los momentos más duros de la pandemia todos hemos deseado actuar como profesionalmente vocacionados, como quien tiene algo importante que aportar a su alrededor”. En este contexto difícil de “crisis sanitaria, de dificultades relacionales, sociales y económicas, con una nueva pobreza amenazando a la sociedad, es bueno que nos preguntemos qué quiere de mí el Señor, cómo puedo ayudar más y mejor”. El Obispo de Vitoria en este sentido exhorta a “trabajar unidos, con realismo, cariño e ilusión desde toda la Diócesis en clave vocacional”. “No tenemos un momento que perder porque nuestra misión nos exige objetivos claros, flexibilidad, colaboración y cuidados mutuos en todos los sentidos”. Añade que “la prudencia y prevención necesarias no pueden bloquear a nuestras comunidades”. Por ello, invita a seguir el curso “con grupos más pequeños de catequesis, con colaboradores en edades sin riesgo, con ancianos y enfermos comunicados por diversas vías. Lo que no podamos invertir en grandes celebraciones y eventos, lo haremos en formación profunda, paciente y pausada”. D. Juan Carlos Elizalde termina en su carta de inicio de curso recordando que los católicos de Vitoria y Álava, “lejos de replegarse sobre sí mismos, quieren mirar hacia afuera y responder al reto de las nuevas pobrezas cebadas en las personas más vulnerables y en nuestros migrantes y refugiados” por lo que pide a todos colaboración generosa.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo