Bilbao: El Teatro Arriaga acoge 'Todas las noches de un día', historia del amor que surge del desamor

Carmelo Gómez y Ana Torrent interpretan, con dirección de Luis Luque, la obra de Alberto Conejero

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 14:41

Un combate entre la vida y los recuerdos, entre el amor y sus fantasmas. 'Todas las noches de un día' es la historia de la espera, de un amor que ama el silencio y está marcado por el signo de la tragedia. Bajo la dirección de Luis Luque, el Teatro Arriaga ofrecerá cinco funciones de la pieza de Alberto Conejero, con Ana Torrent y Carmelo Gómez como protagonistas. La pieza es íntima como un poema de amor, pero no de amor correspondido. 'Todas las noches de un día' es una historia de amor llorado e imposible y de rupturas. Un amor que surge del desamor. Samuel confiesa ante la policía sobre la huida de Silvia cuyo paradero sigue siendo una incógnita. Todo transcurre en un viejo invernadero donde Samuel, se dedica en silencio a cuidar de las plantas y a seguir manteniendo vivo el diálogo con Silvia, la mujer que amó.

'Todas las noches de un día' plantea, en clave de misterio, la desaparición de Silvia, una mujer enigmática con un pasado traumático en cuya casa con invernadero trabaja como jardinero Samuel que será quien deba responder, sobre el escenario y ante la policía, a las preguntas sobre el paradero y las causas de la extraña desaparición de la mujer. Luis Luque, su autor, se alzó como ganador de la tercera edición del certamen de textos teatrales organizado por la Asociación de Autores de Teatro. Las cinco funciones previstas en el Arriaga darán comienzo a las 19.30 horas excepto la dominical, que comenzará a las 19.00 horas. Las localidades cuestan entre 8,5 y 25 euros. La obra recurre a la poética, los silencios y la belleza emocional para narrar la relación entre los personajes encarnados por Torrent y Gómez, quien ha descrito el texto como un relato 'lleno de poesía que invoca el silencio como forma de ser dentro de un universo retirado de la prisa del mundo actual y que reflexiona sobre el amor que surge del desamor'.

UN JARDÍN CON MURO OSCURO, SIN VENTANAS METÁFORA DE RENUNCIA AL EXTERIOR

El intérprete ha manifestado que en la obra escrita por Conejero, resuenan ecos de 'Doña Rosita la soltera' de Federico García Lorca o 'La señorita Julia, de August Strindberg, en las que el invernadero evoca las funciones del teatro, 'un espacio que se niega desde fuera, que renuncia al exterior, que crea sus propias reglas y posibilita la reflexión desde la distancia y donde la naturaleza es la línea que separa la verdad de la mentira'.

La actriz ha definido el rol de Silvia como una mujer 'muy compleja, muy herida, que arrastra un abuso infantil que la ha marcado y que busca protegerse de los hombres refugiándose en esa casa, donde descubre otra forma de vivir a partir de su particular relación con el jardinero, aunque tenga un carácter muy 'kamikaze' que nace de su condición de mujer rota'. Carmelo Gómez ha calificado su personaje como 'un 'don nadie' que tiene conciencia de ello, que está a gusto consigo mismo, pero tiene ese carácter de los hombres capaces de amar en lo más profundo de su ser sin esperar nada a cambio, que desde su condición de persona rota, como ella, se plantean la vida desde el dolor'. 

Desde hoy y hasta el domingo 13 en el Teatro Arriaga 'Todas las noches de un día' es la metáfora de la naturaleza como testigo del destino de los personajes.

Lo más