Álava pagará el cheque-bebé que forzó la oposición a los nacidos en 2019

La Diputación ha comenzado a tramitar la norma que derogará a finales de año esta ayuda, hasta entonces la abonará por “seguridad jurídica”

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:30

La Diputación de Álava pagará el chequé-bebé que aprobó la oposición a finales de la pasada legislatura, cuando el gobierno PNV-PSE estaba en minoría, a los nacidos desde el 1 de enero de este año hasta finales de mismo, que es cuando espera aprobar la norma que derogará esa y otras ayudas impulsadas por PP, Podemos y EHB. El diputado general del territorio, Ramiro González, ha explicado que se ha tomado esta decisión por “seguridad jurídica”. Así, aquellos que tengan unos ingresos de hasta 40.000 euros recibirán 1.000, los que oscilen entre los 40.000 y los 75.000 obtendrán 500 euros, y quienes superen los 75.000, 250 euros.

Deducciones para mayores

El Consejo de la Diputación Foral de Álava ha aprobado hoy el proyecto de norma para derogar la que aprobó la oposición y además del cheque-bebé contemplaba eliminar unas deducciones en el IRPF a las que se acogían más de 30.000 mayores de 65 años. González ha explicado que con la derogación, garantizada por la mayoría que ahora tienen PNV y PSE en la Cámara foral, “ninguna persona mayor perderá sus deducciones” en la campaña de la renta, ya que aunque se retrase su aprobación definitiva tendrá efecto retroactivo a 1 de enero de este año. Por su parte, la reforma propuesta no tendrá efectos retroactivos en el cheque-bebé que quedará derogado en el momento de la aprobación en las Juntas Generales, algo que se espera para finales de noviembre o diciembre.

Eliminar Patrimonio


El diputado general de Álava ha abogado por abrir una “reflexión” sobre la desaparición en Euskadi del Impuesto del Patrimonio, siempre desde una perspectiva general de “ser atractivos” como territorio y mantener la recaudación. Se ha referido así a las palabras del diputado de Hacienda de Vizcaya, José María Iruarrizaga, en las que reconocía que este territorio está sufriendo fuga de contribuyentes por el Impuesto de Sucesiones y Donaciones, algo que no ocurre en Álava ni Guipuzcoa. González considera que la fiscalidad “no se puede cuartear” y que se va a abrir una reflexión el próximo ejercicio entre las tres haciendas forales.

Lo más