ATH - EIB

Larga vida a Mendi

Athletic y Eibar se enfrentan en plena crisis armera

José Luis Mendilibar

Marco Antonio Sande

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 11:55

Y después de muchos años llegó esa sensación de que el método se ha quedado obsoleto. Cuando todo lo que salía, no sale. El equipo sigue mordiendo, pero los dientes ya no se clavan. Van cuatro jornadas seguidas palmando, en las que has tenido que recoger la pelota de tu portería en once ocasiones, y solo has marcado un gol. «Pero seguimos fuera del descenso», repite Mendilibar sin cesar. Consuelo temporal, porque los partes meteorológicos del calendario anuncian tormenta en San Mamés. El Athletic de Gaizka Garitano, héroe histórico en tierra damasquinada, es un dolor de muelas. Encontrarles una grieta de entrada es como buscar una aguja en un pajar. Y por si fuera poco, recuperan a Raúl García, algo así como sufrir una endodoncia sin anestesia. Es el león que más goles lleva (5) y el que más lo intenta.

Sin embargo, tú eres un juguete roto. Objeto de elogios constantes en el pasado, el circo del fútbol te señala ahora como candidato al fracaso. Línea defensiva más débil que nunca, bombardeo al área ineficaz, falta de confianza en los fichajes, un par de sancionados (Diop y Orellana, casi nada) y un puñado de lesionados (Arbilla, Ramis y Cote, tu defensa titular). Tiene mal color el enfermo. El Eibar es el tercer equipo al que más goles le meten y uno de los que menos goles consigue marcar. Lo de armeros se va quedando para significar la industria de la zona, como antes. Pero también es verdad que si alguien merece crédito, ese es el de Zaldivar. Larga vida a Mendi.

Lo más