Boletín

CALOR

Navarra abrasada: llega la primera ola de calor

CALOR

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:22

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha activado un aviso especial por ola de calor desde este miércoles y hasta el lunes 1 de julio también en Navarra. Gran parte de la península y Baleares se verán afectadas por la llegada de una masa de aire tropical continental muy cálida, muy seca y con polvo en suspensión.

Según explica el delegado de AEMET en Navarra, Peio Oria, en la Comunidad foral las temperaturas máximas serán muy altas o extremas rebasándose incluso los 40ºC en buena parte del centro y sur entre el jueves 27 y el lunes 1 de julio. La Ribera del Ebro será la zona más afectada y podrían alcanzarse o superarse los 42ºC.

Las temperaturas mínimas estarían próximas a los 20ºC aunque no es descartable que no bajen de 25ºC en la Ribera durante algunas fases del episodio. Se espera que la ola de calor continúe hasta la semana que viene sin poder determinar aún su persistencia de forma precisa.

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social activó el pasado 1 de junio el Plan Nacional de Acciones Preventivas contra los Efectos del Exceso de Temperaturas, una iniciativa enmarcada en el Plan Verano que fue aprobado por el Consejo de Ministros el pasado día 14.

El Plan Nacional, que permanecerá activo desde el 1 junio hasta el 15 de septiembre, tiene como objetivo prevenir y mitigar los efectos negativos que el calor excesivo puede tener sobre la salud de los ciudadanos y en, particular, de los grupos de riesgo tales como personas mayores, mujeres gestantes, niños y enfermos crónicos, o personas que trabajan o realizan esfuerzos al aire libre, ha informado la Delegación del Gobierno en Navarra.

Para minimizar los daños que estas personas pueden sufrir, desde el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social se insiste en un decálogo de recomendaciones generales como "beber agua y líquidos con frecuencia, aunque no se sienta sed y con independencia de la actividad física que realice".

Se pide también no abusar de las bebidas con cafeína, alcohol o grandes cantidades de azúcar, ya que pueden hacer perder más líquido corporal; prestar especial atención a bebés y niños pequeños, mayores y personas con enfermedades que puedan agravarse con el calor y la deshidratación, como las patologías cardiacas; permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados y refrescarse cada vez que se necesite; procurar reducir la actividad física y evitar realizar deportes al aire libre en las horas más calurosas (de 12 a 17).

Además se recomienda usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar, no dejar a ninguna persona en un vehículo estacionado y cerrado (especialmente a niños, ancianos o enfermos crónicos), consultar al médico ante síntomas que se prolonguen más de una hora y que puedan estar relacionados con las altas temperaturas; mantener las medicinas en un lugar fresco y hacer comidas ligeras que ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor (ensaladas, frutas, verduras, zumos, etc.).

Lo más